viernes, 26 de septiembre de 2008

APOCALIPSIS:

APOCALIPSIS
CAPÍTULO 1
1-2 (2 Ped. 2: 1; 1 Juan 4: 1). El Depositario de la revelación divina.-
[Se cita Apoc. 1: 1-2.] Toda la Biblia es una revelación, pues toda revelación para los hombres viene a través de Cristo y toda se centra en él. Dios nos ha hablado por su Hijo, a quien pertenecemos por creación y por redención. Cristo; vino a Juan, desterrado en la isla de Patmos, para darle la verdad para estos últimos días, para mostrarle lo que debe suceder pronto. Jesucristo es el gran depositario de la revelación divina. Por medio de él tenemos un conocimiento de lo que debemos esperar en las escenas finales de la historia de esta tierra. Dios le dio esta revelación a Cristo, y Cristo la comunicó a Juan.
Juan, el discípulo amado, fue el elegido para recibir esta revelación. Fue el último sobreviviente de los primeros discípulos escogidos. En la dispensación del Nuevo Testamento recibió esta honra, así como el profeta Daniel recibió la misma honra en la dispensación del Antiguo Testamento.
La instrucción que iba a ser comunicada a Juan era tan importante, que Cristo vino del ciclo para darla a su siervo, y le dijo que la enviara a las iglesias. Esta instrucción debe ser el objeto de nuestro estudio cuidadoso y con oración, pues estamos viviendo en un tiempo cuando hombres que no siguen la enseñanza del Espíritu Santo introducirán falsas teorías. Esos hombres han estado en puestos encumbrados y tienen proyectos ambiciosos que cumplir. Procuran ensalzarse y revolucionar el desarrollo completo de las cosas. Dios nos ha dado una instrucción especial para que estemos en guardia contra tales personas. Ordenó a Juan que escribiera en un libro lo que sucedería en las escenas finales de la historia de esta tierra (MS 129, 1905).
1-3. El Apocalipsis es un libro abierto.-
Muchos han albergado la idea de que el libro del Apocalipsis es un libro sellado, y no quieren dedicar tiempo a estudiar sus misterios. Dicen que deben mantenerse contemplando las glorias de la salvación, y que los misterios revelados a Juan en la isla de Patmos son dignos de una consideración menor que aquéllas. Pero Dios no considera así este libro...
El libro del Apocalipsis revela al mundo lo que ha sido, lo que es y lo que ha de venir; es para nuestra instrucción, para quienes han alcanzado los fines de los siglos. Debe estudiarse con temor reverente. Tenemos el privilegio de conocer lo que es para nuestra instrucción...
El Señor mismo reveló a su siervo Juan los misterios del libro del Apocalipsis, y su propósito es que sean manifestados para el estudio de todos. En este libro se describen escenas que ahora están en el pasado, y algunas de interés eterno que están sucediendo alrededor de nosotros; otras de sus profecías no se cumplirán plenamente sino en el fin del tiempo, cuando tenga lugar el último gran conflicto entre los poderes de las tinieblas y el Príncipe del ciclo (RH 31-8-1897).
8.
Ver EGW com. 1 Cor. 15: 22, 45.
9. Compañeros de Juan en Patmos.-
Juan fue enviado a la isla de Patmos donde, separado de sus compañeros en la fe, sus enemigos suponían que moriría debido a las penalidades y el abandono; pero aun allí Juan ganó amigos y conversos. Pensaban que por fin habían puesto al fiel testigo donde ya no podría molestar más a Israel o a los impíos gobernantes del mundo.
Pero todo el universo celestial vio el resultado del conflicto con el anciano discípulo y su separación de sus compañeros en la fe. Dios, Cristo y la hueste celestial fueron compañeros de Juan en la isla de Patmos. De ellos 966 recibió instrucciones que impartió a aquellos que con él estaban separados del mundo. Allí escribió las revelaciones y visiones que recibió de Dios para narrar las cosas que ocurrirían en el período final de la historia de esta tierra. Cuando su voz ya no testificara más por la verdad, cuando no pudiera testificar más por Aquel que amaba y servía, los mensajes que se le dieron en aquella costa rocosa y árida se esparcirían como una lámpara que alumbra (MS 150, 1899).
(1 Juan 1: 1-10.) Gloriosas verdades confiadas a Juan.-
A menudo los mejores hombres, los que Dios usa para la gloria de su nombre, no son reconocidos por la sabiduría humana; pero ni por un momento son olvidados por Dios. Cuando Juan estaba desterrado en la isla de Patmos hubo muchos que pensaron que ya estaba fuera de servicio, que era una caña vieja y débil que caería en cualquier momento. Pero al Señor le pareció conveniente usarlo en aquella isla solitaria donde su siervo estaba preso. El mundo y los fanáticos sacerdotes y gobernantes se regocijaban de que al fin se habían liberado de su testimonio siempre nuevo. [Se cita 1 Juan 1:1- 3.]
Todo este capítulo rebosa de esforzado valor, de esperanza, fe y certeza. Debido a este testimonio, tan asombroso para los que deseaban olvidar a Cristo y odiaban al Redentor crucificado a quien habían rechazado, era por lo que querían que estuviera fuera del alcance de sus oídos, para que sus palabras no fueran más un testigo contra sus hechos impíos al crucificar al Señor de la gloria. Pero no podían poner a Juan en ningún lugar donde no pudiera encontrarlo su Señor y Salvador Jesucristo.
Los siervos de Cristo que son leales y fieles quizá no sean reconocidos ni honrados por los hombres..., pero el señor los honra. No será olvidados por Dios. Los honrará mediante su presencia porque han sido hallados leales y fieles. Los que han envejecido en la causa y la obra de Dios tienen una experiencia de gran valor para la iglesia. Dios honra a sus siervos que han envejecido en su servicio. Las más gloriosa verdades de los últimos capítulos de la historia de esta tierra fueron dadas al anciano discípulos a quien Jesús amaba (MS 109, 1897).
9-10 (Sal. 71: 9; 92: 14; Isa. 46: 4). Últimos años de Juan.-
Después de que Juan envejeció en el servicio del Señor, fue desterrado a Patmos. Y en esa isla solitaria recibió más comunicaciones procedentes del ciclo que las que había recibido durante toda su existencia (RH 26-7-1906).
El anciano representante de Cristo fue desterrado para que su testimonio no fuera escuchado más, pues era un poder viviente de parte de la justicia; pero aunque estaba separado de sus hermanos, fue visitado por Cristo, a quien no había visto desde la ascensión (RH 16-5-1899).
9-15. Plan de Dios para siglos futuros.-
La mano de la persecución cae pesadamente sobre el apóstol; es desterrado a la isla de Patmos "por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo", y escribe: "Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor". Fue lleno de gozo inexpresable porque el cielo pareció estar abierto delante de él. Una voz le habló con tonos claros y distintos, y le dijo: "Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin". Dio media vuelta y contempló a su Maestro, con quien había caminado y conversado en Judea y sobre cuyo pecho se había recostado.
Pero, ¡oh, cómo había cambiado la apariencia del Señor! Juan lo había visto vestido con un viejo manto de púrpura y coronado de espinas. Ahora estaba vestido con un ropaje de brillo celestial y ceñido con un cinto de oro. Juan dice al escribir de su apariencia: "Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; sus ojos como llama de fuego; y sus pies semejantes al bronce bruñido, refulgente como en un horno; y su voz como estruendo de muchas aguas"...
A Juan le fue revelado el plan de Dios para siglos futuros. Las glorias del cielo se abrieron ante su visión embelesada. Vio el trono de Dios y oyó las antífonas de gozo que resonaban por todos los atrios celestiales. Cuando leemos su descripción de lo que vio en su visión, anhelamos estar con los redimidos en la presencia de Dios.
Había pasado medio siglo desde que Jesús ascendió para presentar a su iglesia delante de Dios y para preparar mansiones para sus fieles. Todavía amaba a su pueblo, pues vino a su anciano siervo para revelar los planes de Dios para el futuro.
Juan fue dejado a solas con Dios y su fe en la escabrosa y desolada isla. Aquí, entre las rocas y los acantilados, estuvo en comunión con su Hacedor. Repasó su vida pasada, y ante el pensamiento de las bendiciones que había recibido de manos de Dios, la paz llenó
su corazón. Había vivido la vida de un cristiano, y podía decir con fe: 967
"Mi alma está bien". No así el emperador que lo había desterrado, pues al mirar atrás sólo podía ver campos de batallas y carnicerías, hogares desolados, viudas sollozantes y huérfanos, como resultado de su ambicioso deseo de preeminencia (MS 99, 1902).
10. Cristo aparece en sábado.-
El sábado que Dios instituyó en el Edén era tan precioso para Juan en la solitaria isla como cuando estaba con sus compañeros en ciudades y pueblos. Las preciosas promesas que Cristo había dado acerca de ese día eran repetidas por Juan, y las reclamaba como suyas. Para él era la señal de que Dios era suyo... El Salvador resucitado hizo conocer su presencia a Juan en el día sábado. [Se cita Apoc. 1: 10- 1 3, 17-18.]
La persecución sufrida por Juan se convirtió en un medio de gracia. Patmos resplandeció con la gloria del Salvador resucitado. Juan había visto a Cristo en forma humana, con las señales de los clavos que siempre serán su gloria, en las manos y en los pies. Ahora se le permitía contemplar de nuevo a su Señor resucitado, revestido con toda la gloria que un ser humano pudiese contemplar sin perder la vida. ¡Qué sábado fue aquel para el solitario desterrado, siempre precioso a la vista de Cristo, pero ahora honrado más que nunca! Nunca había aprendido tanto de Jesús, nunca había oído verdades tan sublimes (YI 5-4-1900).
16, 20.
Ver EGW com. cap, 2: 1, 1-5.
18-20. (Juan 1: 1-3). El que existe por sí mismo y es inmutable.-
[Se cita Apoc. l: 18-20.] Estas son afirmaciones admirables, solemnes y significativas. Aquel que es la Fuente de toda misericordia y de todo perdón, de toda paz y gracia, el que existe por sí mismo, el Eterno e inmutable, fue quien visitó a su siervo desterrado en la isla llamada Patmos (MS 81, 1900).
CAPÍTULO 2
1 (cap. 1: 16, 20; Sal. 121: 3-4; ver EGW com. Efe. 5: 25).Constante vigilancia en favor de su iglesia.-
En el mensaje a la iglesia de Efeso se presenta a Cristo como sosteniendo las siete estrellas en su mano y caminando en medio de los siete candeleros de oro. Se presenta como "caminando" entre ellos para ilustrar así su constante vigilancia en favor de su iglesia. "No se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel". Tampoco se vuelve indiferente. Estas figuras deben ser cuidadosamente estudiadas por los subpastores y fielmente aplicadas a su propio caso, para que no pierdan de vista su gran privilegio de obtener luz de la Fuente de toda luz, impartiéndola a su vez a aquellos para quienes trabajan (Carta 4, 1908).
1-5. (1 Ped. 1: 5; Jud. 24). El guardián de los atrios del templo.-
[Se cita Apoc. 2: 1-5.] Las palabras proceden de los labios de Aquel que no puede mentir. El cuadro revela eterna vigilancia. Cristo está en medio de los siete candeleros de oro, caminando de iglesia en iglesia, de congregación en congregación, de corazón en corazón. "No se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel". Si los candeleros fueran dejados al cuidado de seres humanos, con cuánta frecuencia vacilaría la luz y se apagaría; pero Dios no ha entregado su iglesia en manos de hombres. Cristo, Aquel que dio su vida por el mundo "para que todo aquel que en él cree no se pierda mas tenga vida eterna", es el guardián de la casa. El es el guardián fiel y leal de los atrios del templo del Señor...
Cristo camina en medio de sus iglesias a lo ancho y a lo largo de la tierra. Observa con intenso interés para ver si los suyos están en una condición espiritual tal que puedan hacer avanzar su reino. Está presente en cada asamblea de la iglesia. Conoce a aquellos cuyo corazón puede llenar con el óleo santo para que lo impartan a otros. Los que fielmente hacen avanzar la obra de Cristo, representando en palabra y en hechos el carácter de Dios, cumplen el propósito del Señor para ellos, y Cristo se complace en ellos (RH 26-5-1903).
(Efe. 1: 1, 15-16.) Malos resultados de la negligencia.-
[Se cita Apoc. 2: 1-5.] En este pasaje se resumen las condiciones para ser aceptados por Dios. La primera experiencia de la iglesia de Efeso la indujo a buenas obras. Dios se deleitaba en el hecho de que su iglesia reflejaba la luz del cielo al revelar el espíritu de Cristo en ternura y compasión. El amor que moraba en el corazón de Cristo, el amor que lo movió a entregarse como sacrificio por la humanidad y a sufrir con paciencia el reproche de los hombres hasta el punto de ser llamado diablo, el amor que lo impulsó a hacer prodigiosas obras de curación durante su ministerio: éste era el amor que debía ser 968 revelado en las vidas de sus discípulos.
Pero ellos descuidaron cultivar la compasión y la ternura de Cristo. El yo, como se manifestaba en los rasgos hereditarios del carácter, echó a perder los principios de las magníficas y buenas obras que caracterizaron como cristianos a los miembros de la iglesia de Efeso. El Señor Jesús necesitaba mostrarles que habían perdido lo que era todo para ellos. El amor que impulsó al Salvador a morir por nosotros no fue revelado en su plenitud en la vida de ellos, y por lo tanto no podían honrar el nombre del Redentor. Y al perder su primer amor se aumentó su conocimiento de teorías "científicas" originadas en el padre de la mentira (MS 11, 1906).
2.
Ver EGW com. Gál. 5: 6.
2-6. La pérdida del talento del amor.-
Este mensaje es un ejemplo de la forma en que los ministros de Dios deben presentar sus reproches hoy día. Después de la alabanza por la labor ferviente, viene el reproche por la pérdida del talento del amor, el cual es el depósito más sagrado. El amor de Dios fue lo que salvó a la raza caída de la muerte eterna (MS 136, 1902).
4. (2 Ped. 3: 18; 2 Juan 6). El amor por Cristo no tiene por qué decaer.-
"Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor". La tuya es una decadencia, una declinación en el celo santo; el propósito de él no ha sido abandonado, pero se ha perdido el fervor. El primer amor del que se convierte a Cristo es profundo, pleno y ardiente. Ese amor no tiene que disminuir porque aumenta el conocimiento, porque brilla sobre él una luz mayor y creciente. Ese amor debe hacerse más ferviente a medida que conoce mejor a su Señor...
Dios no aceptará nada que sea menos que la entrega total del corazón. Bienaventurados aquellos que desde el comienzo de su vida religiosa han sido fieles a su primer amor y han crecido en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. El resultado seguro de su relación y compañerismo con su amado Señor será el aumento de su piedad, su pureza y su fervor. Están recibiendo una educación divina, y esto se ilustra con una vida de fervor, de diligencia y de celo...
Debemos procurar conocer nuestras faltas y pecados característicos, que causan tinieblas y debilidad espiritual y apagaron nuestro primer amor (RH 7-6-1887).
4-5 (ver EGW com. cap. 3: 14-18; 1 Rey. 11: 4). Caída espiritual no advertida.-
En vista de las muchas virtudes enumeradas, cuán sorprendente es la acusación presentada contra la iglesia de Efeso: "Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor". Esta iglesia había sido grandemente favorecida. Fue establecida por el apóstol Pablo. En la misma ciudad estaba el templo de Diana que, en cuanto a su grandeza, era una de las maravillas del mundo [antiguo]. La iglesia de Efeso hizo frente a una gran oposición y algunos de los primeros cristianos sufrieron persecución y sin embargo, precisamente algunos de ellos se apartaron de las verdades que los habían unido con los seguidores de Cristo y en cambio, aceptaron los seductores errores inventados por Satanás.
Este cambio está presentado como una caída espiritual. "Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras", como se las presenta en los versículos precedentes. Los creyentes no se dieron cuenta de su caída espiritual. No advertían el cambio que había ocurrido en sus corazones y que tendrían que arrepentirse por haber dejado de hacer las primeras obras; pero Dios en su misericordia hizo un llamado al arrepentimiento, al regreso a su primer amor y a las obras que siempre son resultado del verdadero amor cristiano (MS 11, 1906).
La pérdida del amor, una caída moral.-
La pérdida del primer amor se especifica como una caída moral. La pérdida de este amor se presenta como algo que afecta toda la vida religiosa. Dios dice de los que han perdido este amor, que a menos que se arrepientan vendrá a ellos y quitará su candelero de su lugar (MS 1, 1906).
6. (Jud. 4). El pecado de los nicolaítas.-
¿Es [nuestro] el pecado de los nicolaítas, convertir la gracia de Dios en libertinaje? (RH 76-1887).
(Rom. 3: 31.) Doctrina de los nicolaítas.-
Se enseña mucho ahora la doctrina que el Evangelio de Cristo ha anulado la ley de Dios, que "creyendo" quedamos liberados de la necesidad de ser hacedores de la Palabra; pero ésta es la doctrina de los nicolaítas que Cristo condenó tan implacablemente (ST 21-1912).
7. (cap. 22: 2). Las hojas del árbol de la vida.-
[Se cita Apoc. 2: 7.] ¿Debemos esperar hasta que seamos trasladados antes de que comamos de las hojas del árbol de la vida? El que recibe en su corazón las palabras de Cristo 969 sabe lo que significa comer las hojas del árbol de la vida. [Se cita Juan 6: 33-63.]
Cuando el creyente en comunión con el Espíritu Santo puede poner su mano sobre la verdad y se apropia de ella, come el pan que desciende del cielo; penetra en la vida de Cristo, y aprecia el gran sacrificio hecho en favor de la raza pecadora.
El conocimiento que proviene de Dios es el pan de vida. Ese pan son las hojas del árbol de la vida que son para la sanidad de las naciones. La corriente de la vida espiritual conmueve el alma cuando se creen y practican las palabras de Cristo. De esa manera somos hechos uno con Cristo. La vida cristiana que era débil y endeble, se fortalece. Para nosotros es vida eterna si retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra confianza.
Toda verdad debe ser recibida como la vida de Jesús. La verdad nos purifica de toda impureza y prepara el alma para la presencia de Cristo. Cristo, la esperanza de gloria, es formado en lo íntimo (MS 103, 1902).
7, 11, 17, 29. (cap. 3: 6, 13, 22). Los oídos cerrados a insensateces y necedades.-
"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias". Si vosotros oís "lo que el Espíritu dice a las iglesias" y meditáis en la instrucción que se les da, vuestros oídos estarán cerrados para las insensateces y necedades que os rodean. No oiréis ni repetiréis esas cosas, ni nunca las desearéis. Si Cristo satisface el hambre de vuestra alma, esas trivialidades son insípidas y desagradables para vosotros. No halláis deleite en ellas, sino que, en cambio, elegiréis el pan del cielo (MS 92, 190l).
9. La sinagoga de Satanás.-
Cristo dice que la iglesia sobre la cual Satanás preside es la sinagoga de Satanás. Sus miembros son los hijos de desobediencia. Son los que prefieren pecar, que trabajan para anular la santa ley de Dios. La obra de Satanás es mezclar el mal con el bien y eliminar la distinción entre uno y otro. Cristo desea tener una iglesia que trabaja para separar el mal del bien, cuyos miembros no toleran voluntariamente la maldad, sino que la eliminan del corazón y de la vida (RH 4-12-1900).
10. Coronas concedidas por Cristo.-
En ese día del castigo final y de la recompensa final, los santos y los pecadores reconocerán en Aquel que fue crucificado al juez de todos los vivientes. Cada corona que sea dada a los santos del Altísimo será concedida por las manos de Cristo: aquellas manos que crueles sacerdotes y gobernantes condenaron a ser clavadas en la cruz. Sólo él puede dar a los hombres el consuelo de la vida eterna (RH 22-11-1898).
CAPÍTULO 3
1 (2 Cor. 4: 7; Gál. 2: 20; Fil. 1: 21; 3: 8). Fieles mayordomos de nosotros mismos.-
[Se cita Apoc. 3: 1.] Cristo exhorta a esta iglesia para que haga un cambio. Tenían nombre de que vivían, pero sus obras estaban destituidas del amor de Jesús. ¡Oh, cuántos han caído porque confiaron en su profesión para la salvación! ¡Cuántos se pierden por su esfuerzo de mantener su reputación! Si uno tiene la reputación de ser un evangelista de talento, un predicador bien dotado, un hombre de oración, un hombre de fe, un hombre especialmente consagrado, hay un positivo peligro de que naufrague en la fe cuando sea puesto a prueba por las pequeñas vicisitudes que Dios permite que sobrevengan. Con frecuencia su gran empeño será mantener su reputación.
El que vive temiendo que otros no aprecien su valor, está perdiendo de vista a Aquel que es el único que nos hace dignos de glorificar a Dios. Seamos fieles mayordomos de nosotros mismos. Desviemos nuestra vista del yo y fijémosla en Cristo. Entonces no habrá la más mínima dificultad. Toda la obra hecha, no importa cuán excelente parezca, no tiene valor si no se hace en el amor de Jesús. Uno puede pasar por todo el ciclo de la actividad religiosa; pero a menos que Cristo esté entretejido en todo lo que dice y hace, estará traba ando para su propia gloria (Carta 48, 1903).
1-3. Recuerda cómo has recibido.-
Se da una advertencia acerca de un tiempo cuando penetrarían errores como un ladrón para robar la fe del pueblo de Dios, cuando los hijos de Dios debían velar diligentemente y estar constantemente en guardia contra los engaños del enemigo.
En Sardis muchos se habían convertido por la predicación de los apóstoles. La verdad había sido recibida como una luz brillante y resplandeciente; pero algunos habían olvidado la forma maravillosa en que habían recibido la verdad, y Jesús creyó necesario enviar un reproche.
Los antiguos portaestandartes habían caído uno tras otro, y algunos se habían cansado 970 de la frecuente repetición de las verdades. Deseaban una doctrina novedosa, más agradable para muchas mentes. Pensaban que necesitaban un cambio maravilloso, y en su ceguera espiritual no discernían que sus sofisterías desarraigarían todas las experiencias del pasado.
Pero el Señor Jesús podía ver el fin desde el principio. Por medio de Juan les envió la advertencia: "Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón" (MS 34, 1905).
(2 Tim. 2: 23-26.) Peligros de sutilizar.-
[Se cita Apoc. 3: 1-3.] Entre aquellos a quienes fue enviado este mensaje algunos habían oído la predicación de Juan el Bautista y habían sido convencidos por ella; pero perdieron la fe en la cual una vez se regocijaron. Otros habían recibido la verdad de las enseñanzas de Cristo y fueron creyentes fervorosos; pero habían perdido su primer amor y no tenían vigor espiritual. No habían mantenido el principio de su confianza firme hasta el fin. Tenían nombre de que vivían; pero estaban muertos en lo que se refiere a ejercer una influencia salvadora. Tenían apariencia de piedad sin el poder correspondiente. Sutilizaban en cuanto a asuntos sin importancia especial, no dados por el Señor como pruebas, hasta que esos asuntos se transformaron en montañas que los separaban de Cristo y también entre sí...
"Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto". Delante de Dios de nada vale la apariencia exterior. Las ceremonias externas de la religión son absolutamente inútiles si falta el amor de Dios en el alma.
"sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir". Esta es nuestra obra. Hay muchos que están a punto de morir espiritualmente, y el Señor nos exhorta para que los fortalezcamos. Los hijos de Dios deben estar firmemente unidos con los vínculos de la comunión cristiana, y deben ser fortalecidos en la fe hablando con frecuencia mutuamente acerca de las preciosas verdades confiadas a ellos. Nunca deben pasar su tiempo acusando y condenando el uno al otro (RH 10-81905).
1-4. (Heb. 4: 13). Pesando el carácter.-
[Se cita Apoc. 3:1-3.] El discernimiento manifestado por Cristo al pesar los caracteres de los que ostentan el nombre del Señor en su carácter de cristianos, nos induce a comprender más plenamente que cada individuo está bajo la supervisión del Señor. El conoce íntimamente los pensamientos y las intenciones del corazón, así como también cada palabra y acto. Conoce todo lo que se refiere a nuestra experiencia religiosa; sabe a quién amamos y servimos (MS 81, 1900).
1-5. (Mat. 22: 14). Unos pocos fieles en Sardis.-
Se presenta a la iglesia de Sardis como que tuviera en ella unas pocas personas fieles entre las muchas que, por así decirlo, se habían vuelto descuidadas e insensibles a sus obligaciones para con Dios. "Tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas". ¿Quién es tan favorecido como para ser contado entre esas pocas personas en Sardis? ¿Eres tú? ¿Soy yo? ¿Quiénes están entre ese número? ¿No es mejor para nosotros que averigüemos este asunto para que podamos saber a quiénes se refiere el Señor cuando dice que unas pocas personas no han manchado sus ropas blancas del carácter? (MS 81, 1900).
(Vers. 14-18.) Leed el tercer capítulo de Apocalipsis.-
En el mensaje a la iglesia de Sardis se presentan dos grupos: los que tienen nombre que viven, pero están muertos; y los que se están esforzando para vencer. Estudiad este mensaje que se halla en el tercer capítulo de Apocalipsis. [Se cita Apoc. 3: 1-2.] ¿A quiénes se aplica eso de las cosas que están para morir, y qué ha hecho que lleguen a esa condición? Se da la explicación: "No he hallado tus obras perfectas delante de Dios". [Se citan los vers. 3-5.]
Este mensaje se envía a la iglesia de la actualidad. Exhorto a nuestros miembros de iglesia que lean todo el tercer capítulo de Apocalipsis, y que le den una aplicación. El mensaje a la iglesia de Laodicea se aplica especialmente al pueblo de Dios de hoy día. Es un mensaje para los cristianos de nombre que han llegado a parecerse tanto al mundo que no se puede ver diferencia [se citan los vers. 14-18] (RH 208-1903).
3. (Heb. 3: 6; 4: 14; 10: 23). Afírmate en la promesa.-
Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo y arrepiéntete". Los que han nacido de nuevo recuerdan con qué gozo y alegría recibieron la luz del cielo y cuán deseosos estaban de contar a todos acerca de su felicidad...
"Guárdalo". No significa, guarda tus pecados, 971 sino guarda el consuelo, la fe, la esperanza que Dios te ha dado en su Palabra. Nunca te desanimes. Un hombre desanimado no puede hacer nada. Satanás está procurando desanimaros diciéndoos que es inútil servir a Dios, que no vale la pena, y que da lo mismo buscar los placeres y gozos de este mundo. Pero "¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" Podéis disfrutar de placeres mundanos a expensas del mundo futuro; pero ¿podréis permitiros pagar tal precio?
Debemos "guardar" toda la luz que recibimos del cielo y vivir a la altura de ella. ¿Por qué? Porque Dios quiere que nos aferremos a la verdad eterna y actuemos como la mano ayudadora del Señor, comunicando la luz a aquellos que no conocen su amor hacia ellos. Cuando os entregasteis a Cristo hicisteis una promesa en la presencia del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: los tres grandes Dignatarios personales del cielo. "Guardad" firmemente esa promesa.
"Y arrepiéntete". Nuestra vida debe ser una vida de arrepentimiento y humildad continuos. Necesitamos arrepentirnos constantemente para que podamos ser constantemente victoriosos. Cuando tenemos verdadera humildad logramos la victoria. El enemigo nunca puede arrancar de la mano de Cristo a aquel que sencillamente confía en las promesas del Señor. Si la persona confía y procede con obediencia, la mente será sensible a las impresiones divinas y la luz de Dios resplandecerá para alumbrar el entendimiento. ¡Qué privilegios tenemos en Cristo Jesús!
Un verdadero sentimiento de arrepentimiento delante de Dios no nos mantiene en servidumbre haciéndonos sentir como las personas en un cortejo fúnebre. Debemos estar alegres y no tristes; pero todo el tiempo debemos estar tristes porque después de que Cristo dio su preciosa vida por nosotros entregamos tantos años de nuestra vida a las potestades de las tinieblas. Debemos sentir pesar en el corazón cuando recordamos que después de que Cristo dio todo lo suyo por nuestra redención, usamos en el servicio del enemigo algo del tiempo y de las capacidades que el Señor nos confió como talentos para usar para la gloria de su nombre. Debemos arrepentirnos porque no nos hemos esforzado en toda forma posible para familiarizarnos con la preciosa verdad que nos capacita para emplear aquella fe que obra por el amor y purifica el alma.
Cuando vemos almas alejadas de Cristo debemos ponernos en su lugar y sentir arrepentimiento en su favor delante de Dios, y no descansar hasta que las llevemos al arrepentimiento. Si hacemos todo lo que podamos y sin embargo no se arrepienten, el pecado está a la puerta de ellas; pero todavía debemos sentir dolor de corazón debido a su condición, mostrándoles cómo arrepentirse y tratando de guiarlas paso tras paso a Jesucristo (MS 92, 190l).
4.
Ver EGW com. cap. 19: 7-9; Heb. 2: 14-18.
4-5. (Luc. 12: 8). Verdaderos, leales y fieles.-
[Se cita Apoc. 3:4-5.] Esta es la recompensa que será dada a los que han obtenido un carácter puro e intachable, quienes ante el mundo se han aferrado a la fe. Jesucristo confesará sus nombres delante del Padre y delante de sus ángeles. Han sido verdaderos, leales y fieles. En medio de acusaciones y de buenos informes han practicado y enseñado la verdad (MS 26, 1905).
(2 Cor. 4: 17-18.) Un eterno peso de gloria.-
"Tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas". Se les confiere este honor debido a su fe. En esta vida no se jactaron ni su alma se envaneció. Con intenso deseo, con fe pura y santa se aferraron a la promesa de riquezas eternas. Su único deseo era ser como Cristo. Siempre mantuvieron en alto la norma de justicia. Les es dado un eterno peso de gloria porque en la tierra anduvieron con Dios guardándose sin mancha en el mundo, revelando a sus prójimos la justicia de Cristo. De esas personas declara el Salvador: "Andarán conmigo en vestiduras blancas, en el mundo que he preparado para ellas" [se cita Apoc. 3:5] (RH 10-8-1905).
4-5, 10. (1 Cor. 10: 12-13). La promesa de victoria.-
[Se cita Apoc. 3: 4-5.] Estas palabras se dan para las personas que aún están relacionadas con el mundo, sujetas a tentaciones e influencias que son engañosas y alucinantes. Mientras mantengan fija su atención en Aquel que es su sol y su escudo, las tinieblas y la oscuridad que las rodean no dejarán una mancha ni una mácula en sus vestiduras. Caminarán con Cristo; orarán, creerán y trabajarán para salvar a las almas que están a punto de perecer. Están tratando de 972 romper las ataduras con que Satanás las ha ligado, y no serán avergonzadas si por fe hacen de Cristo su compañero. El gran engañador presentará constantemente tentaciones y engaños para echar a perder la obra del ser humano; pero si éste confía en Dios, si es manso, humilde y dócil de corazón, si persevera en el camino del Señor, el cielo se regocijará porque ganará la victoria. Dios dice: "Andará conmigo de blanco, con vestiduras inmaculadas, porque es digno" (MS 97, 1898).
5. (cap. 13: 8; ver EGW com. cap. 7: 9; 20: 12-15). Ángeles que pesan el valor moral.
Cristo dice de los vencedores: "No borraré su nombre del libro de la vida". Los nombres de todos los que alguna vez se entregaron a Dios, están escritos en el libro de la vida y sus caracteres están desfilando ahora delante de él. Los ángeles de Dios están pesando el valor moral; están observando el desarrollo del carácter en aquellos que ahora viven, para ver si sus nombres pueden ser conservados en el libro de la vida. Se nos concede un tiempo de gracia para lavar las ropas de nuestro carácter y emblanquecerlas en la sangre del Cordero. ¿Quién está haciendo esta obra? ¿Quién se está separando del pecado y del egoísmo? (HS 138).
6, 13, 22.
Ver EGW com. cap. 2: 7, 11, 17, 29.
8. Una puerta abierta.
El Testigo fiel y verdadero declara: "He aquí, he puesto delante de ú una puerta abierta". Agradezcamos a Dios con corazón, alma y voz; y aprendamos a acercarnos a él como por una puerta abierta, creyendo que podemos ir a él libremente con nuestras peticiones, y que él oirá y contestará. Mediante una fe viviente en su poder para ayudar, recibiremos fortaleza para reñir las batallas del Señor con la confiada seguridad de la victoria (RH 9-7-1908).
(Heb. 10: 19-20.) La puerta de comunicación.
El testigo fiel nos ha dado la seguridad de que ha puesto ante nosotros una puerta abierta que nadie puede cerrar. Muchos de los privilegios del mundo se les pueden negar a los que están procurando ser fieles a Dios; su camino puede ser obstruido y su obra estorbada por los enemigos de la verdad, pero no hay poder capaz de cerrar la puerta de comunicación entre Dios y sus almas. El cristiano puede cerrar esa puerta complaciéndose en el pecado o rechazando la luz del cielo; puede apartar sus oídos para no escuchar el mensaje de verdad, y así puede cortar la conexión entre Dios y su alma... Ni el hombre ni Satanás pueden cerrar la puerta que Cristo ha abierto para nosotros (RH 26-3-1889).
Luz de los umbrales del cielo
[Se cita Apoc. 3: 8-9.) Cada vez que seamos tentados, tenemos esta puerta abierta para contemplar. Ningún poder puede ocultar de nosotros la luz de la gloria que brilla procedente de los umbrales del cielo a lo largo de toda la escalera que debemos subir, pues el Señor nos ha dado fortaleza en su fortaleza, valor en su valor, luz en su luz. Cuando los poderes de las tinieblas sean vencidos, cuando la luz de la gloria de Dios inunde el mundo, veremos y entenderemos más claramente de lo que lo hacemos hoy. Si sólo comprendiéramos que la gloria de Dios nos rodea, que el cielo está más cerca de la tierra de lo que suponemos, tendríamos un cielo en nuestros hogares mientras nos preparamos para el cielo de lo alto (MS 92, 1901).
14-18. (ver EGW com. vers. 1- 5; 2 Cor. 5: 17). Se revela nuestra condición.-
El mensaje para la iglesia laodicense revela nuestra condición como pueblo [de Dios] (RH 15-12- 1904).
Mensaje para los ociosos en la viña.-
Se envía el mensaje laodicense a los ociosos en la viña del Señor (MS 26, 1905).
(Rom. 2: 17-24.) Aplicación del mensaje laodicense. -
El mensaje para la iglesia laodicense es aplicable para todos los que han tenido gran luz y muchas oportunidades, y sin embargo no las han apreciado (RH 11-3-1902).
(Cap. 2: 4-5.) Falta el fervor del amor.-
El mensaje para la iglesia de Laodicea es aplicable a nuestra condición. Cuán claramente se describe la condición de los que piensan que tienen toda la verdad, que se enorgullecen de su conocimiento de la Palabra de Dios, pero cuyo poder santificador no ha sido sentido en sus vidas. Falta en sus corazones el fervor del amor de Dios; pero este fervor del amor es precisamente lo que hace del pueblo de Dios la luz del mundo (RH 23-7-1889).
El mensaje laodicense para adventistas.-
El mensaje para la iglesia de Laodicea es sumamente aplicable para nosotros como pueblo. Ha sido presentado delante de nosotros durante mucho tiempo; pero no se le ha prestado la debida atención. Cuando la obra de arrepentimiento sea ferviente y profunda, 973 los miembros de la iglesia comprarán individualmente las ricas mercaderías del cielo. [Se cita Apoc. 3: 18.] Oh, cuántos contemplan las cosas de una manera distorsionada, en la forma en que Satanás quiere que las vean.
Podéis manifestar gran celo en el esfuerzo misionero, y sin embargo debido a que ese esfuerzo está contaminado con egoísmo y tiene un pronunciado sabor al yo, no es nada a la vista de Dios, pues es una ofrenda manchada y corrupta. A menos que la puerta del corazón esté abierta para Jesús, a menos que él ocupe el templo del alma, a menos que el corazón esté lleno de sus atributos divinos, cuando las acciones humanas sean pesadas en las balanzas del cielo serán declaradas "faltas". El amor de Cristo os haría ricos; pero muchos no comprenden el valor de su amor. Muchos no se dan cuenta de que el espíritu que albergan está destituido de la humildad y la mansedumbre de Cristo, destituido del amor que los convertiría en canales de luz (MS 33, 1894).
(2 Ped. 3: 11.) ¿Ha cometido Dios un error?-
El mensaje a Laodicea se aplica a la iglesia de este tiempo. ¿Creéis este mensaje? ¿Es éste el sentir de vuestros corazones? ¿O estáis diciendo constantemente: Nosotros somos ricos y enriquecidos, y no tenemos necesidad de ninguna cosa? ¿Es en vano que la declaración de verdad eterna haya sido dada a esta nación para ser llevada a todas las naciones del mundo? Dios tiene un pueblo escogido y lo hace depositario de una verdad llena de resultados eternos; se le ha dado la luz que debe iluminar el mundo. ¿Ha cometido Dios un error? ¿Somos ciertamente sus instrumentos escogidos? ¿Somos los hombres y las mujeres que deben llevar al mundo los mensajes de Apocalipsis catorce, para proclamar el mensaje de salvación a los que están al borde de la ruina? ¿Procedemos como si lo fuéramos? (MS 51, 1901).
Oidores, pero no hacedores.-
El mensaje a Laodicea se aplica a todos los que dicen guardar la ley de Dios, pero no son hacedores de ella. No debemos ser egoístas en nada. Cada aspecto de la vida cristiana debe ser una ejemplificación de la vida de Cristo. Si no lo es, oiremos las terribles palabras: "No os conozco" (RH 17-10-1899).
Una experiencia religiosa insípida.-
El mensaje a la iglesia de Laodicea se aplica más decididamente a aquellos cuya experiencia religiosa es insípida, que no dan un decidido testimonio en favor de la verdad (Carta 98, 1901),
(Isa. 65: 5; Luc. 18: 11- 12.) "Escuchad, oh, escuchad".-
Os digo en el nombre del Señor que los que han tenido gran luz están hoy día en el estado descrito por Cristo en su mensaje a la iglesia laodicense. Piensan ser ricos y que están enriquecidos, y creen que no tienen necesidad de nada. Cristo os habla. Escuchad, oh, escuchad -si es que tenéis algún aprecio por vuestras almas- las palabras del gran Consejero, y proceded de acuerdo con ellas [se cita Apoc. 3:18] (Carta 5, 1897).
Para eliminar de la iglesia el fanatismo.-
El propósito del mensaje a los laodicenses fue para eliminar de la iglesia... influencias fanáticas; pero el esfuerzo de Satanás ha sido corromper el mensaje y destruir su influencia. A él le agradaría que personas fanáticas recibieran el testimonio y lo usaran en la causa de él antes que tenerlos siempre en un estado de tibieza. He visto que no era el propósito del mensaje hacer que un hermano se erigiera como juez de su hermano para decirle qué debe hacer y hasta dónde debe ir, sino para que cada individuo escudriñe su propio corazón y se ocupe de su propia obra individual (2SG 223).
¡Quiebra!-
Muchos son laodicenses que viven en un estado de autoengaño espiritual. Se visten con las vestiduras de su propia justicia, imaginándose que son ricos y están enriquecidos y no necesitan nada, cuando [lo que] necesitan [es] aprender de Jesús diariamente, de su humildad y mansedumbre; de lo contrario se encontrarán en quiebra y toda su vida habrá sido una mentira (Carta 66, 1894).
Religión autopomposa.-
El amor al yo excluye el amor a Cristo. Los que viven para el yo son clasificados a la cabeza de la iglesia laodicense, cuyos miembros son tibios, ni fríos ni calientes. El ardor del primer amor ha caído en un egotismo egoísta. El amor de Cristo en el corazón se expresa en las acciones. Si el amor por Cristo es apagado, el amor por aquellos por quienes Cristo ha muerto se degenerará. Quizá haya una apariencia admirable en favor del celo y las ceremonias; pero esa es la sustancia de su autopomposa religión. Cristo los presenta como que le producen náuseas [se cita Apoc. 3:17-18] (MS 61, 1898). 974
(Prov. 30:12; Abd. 3.) El ensalzamiento propio, un elemento peligroso.-
El ensalzamiento propio es un elemento peligroso. Mancha todo lo que toca. Es el vástago del orgullo, y procede tan hábilmente que, a menos que se esté en guardia contra él, se posesionará de los pensamientos y regirá las acciones.
El mensaje laodicense debe ser proclamado con poder, pues se aplica especialmente ahora. Ahora, más que nunca antes, se ven orgullo, ambición mundana, ensalzamiento propio, perfidia, hipocresía y engaño. Muchos pronuncian grandes palabras ampulosas de vanidad, y dicen: "Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad"; sin embargo, son desventurados, miserables, pobres, ciegos y desnudos (RH 25-9-1900).
(Ecl. 10:1; Mat. 7:1-5.) Amor al yo, autoengaño y autojustificación.-
Aquellos a quienes Cristo amonesta, tienen algunas cualidades excelentes; pero son neutralizadas por todos los que tienen un amor al yo enfermizo, autoengaño y autojustificación debido a un gran descuido en ayudar a los hermanos en el servicio de Dios mediante palabras y hechos animadores. Hay una mosca muerta en el perfume. Están siendo pesados por Aquel que nunca comete un error. El presenta el resultado de las acciones que demuestran que el amor de Cristo no es un principio permanente en el alma. Dios os exhorta a que aprendáis la mansedumbre de Cristo. Eliminad vuestra tendencia a ver los errores de otros. Enfocad vuestra atención en vuestros propios defectos. Vuestra justicia propia produce náuseas al Señor Jesucristo. [Se cita Apoc. 3:15-18.] Estas palabras se aplican a las iglesias y a muchos que están en cargos de responsabilidad en la obra de Dios (MS 108, 1899).
Novicios espirituales.-
Hay un gran número de llamados cristianos que en realidad no siguen a Jesús. No llevan la cruz movidos por una debida abnegación y un verdadero sacrificio propio. Aunque hacen gran alarde de ser cristianos fervientes, entretejen en la trama de sus caracteres tantas hebras de sus propias imperfecciones, que se echa a perder el bello modelo. De ellos dice Cristo: "Os jactáis de ser ricos y estar enriquecidos con supuestas victorias espirituales; pero en realidad no sois ni fríos ni calientes, sino que estáis llenos de una vana facultad. A menos que os convirtáis, no podréis ser salvos, pues estropearíais el cielo con vuestra profana sabiduría. No puedo aprobar vuestro espíritu y vuestra obra. No procedéis de acuerdo con el Ejemplo divino. Estáis siguiendo un molde que sólo es de vuestra propia invención. Porque sois tibios, debo escupiros de mi boca".
Agradezcamos al Señor porque aunque esta clase es tan numerosa, aún hay tiempo para el arrepentimiento. Dice Jesús: "Yo, vuestro Redentor, conozco vuestras obras. Estoy familiarizado con los motivos que os impulsan a declarar jactanciosamente en cuanto a vuestra condición espiritual: 'Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad'. No sabes que eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo ".
Los que están en esta condición ignoran voluntariamente. No disciernen el verdadero carácter del pecado. Con sus faltas constantemente representan mal el carácter de Cristo y lo exponen a la vergüenza pública. Profesan tener un conocimiento de la verdad; sin embargo, proceden con espíritu de novicios. No parecen comprender la verdad que debe ser expresada con palabras y hechos para mostrar una clara diferencia entre el que sirve a Dios y el que no le sirve. Falsamente pretenden tener cada bendición y privilegio del cristiano, cuando, como representantes de Cristo, no son ricos en gracia espiritual ni en buenas obras. Son desventurados, pobres, ciegos, lisiados. ¡Cuán triste es su caso! Se guían por su propia luz.
Pero a pesar de su ignorancia voluntaria no son dejados por el Señor sin advertencias y consejos adicionales (MS 138, 1902).
15. El monte de la visión.-
Si cada persona que tiene influencia pudiera ascender a algún monte [para recibir una] visión desde donde pudiera contemplar todas sus obras como Cristo las contempla cuando declara: "Conozco tus obras"; si el obrero pudiera rastrear de causa a efecto cada palabra y acto objetable, el espectáculo le resultaría insoportable (MS 128, 1903).
15-16. (Mat. 6: 22-24). Peor que incrédulos.-
Los cristianos a medias son peor que los incrédulos, pues sus palabras engañosas y su posición evasiva descarrían a muchos. El incrédulo se muestra tal como es. El cristiano tibio engaña a ambas partes. Ni es un buen mundano ni un buen cristiano. Satanás lo usa para hacer una obra que ningún otro puede hacer (Carta 44, 1903). 975
(Luc. 13: 24-30.) Suerte de los cristianos a medias.-
Existen aquellos que aunque dicen servir a Dios están testificando contra él. A los tales se les da el mensaje de la iglesia laodicense. Cristo dice: "Conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente". Cuando el ángel castigador pase por la tierra, Cristo no podrá decir de ellos: "No los toques. Los tengo esculpidos en las palmas de mis manos". No. El dice de esos cristianos a medias: "Los escupiré de mi boca. Me repugnan" (Carta 44, 1903).
Muertos en delitos y pecados.-
La Palabra de Dios es letra muerta para los que no la practican. Cristo dice a éstos: "¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca". No puede presentar el caso de ellos ante el Padre. Si comprendieran que son pecadores, podría interceder en su favor y el Señor los despertaría con su Espíritu Santo; pero son peores que muertos en delitos y pecados. Escuchan la Palabra, pero no la aplican a sí mismos; antes bien, aplican la Palabra hablada a sus prójimos (MS 163a, 1898).
15-20 (Juan 4:13-14). Una fuente de agua viva.-
La condición de muchos de aquellos que pretenden ser los hijos de Dios, es exactamente presentada por el mensaje a la iglesia laodicense. Delante de los que sirven a Dios se exponen verdades de valor inestimable. Si esas verdades son llevadas a la vida práctica, demuestran la diferencia que hay entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.
La tierra no está más entrecruzada con vetas de oro que el campo de la revelación con vetas de verdad preciosa. La Biblia es el depósito de las inescrutables riquezas de Dios. Pero los que tienen un conocimiento de la verdad no la comprenden tan plenamente como podrían. No hacen que el amor de Cristo penetre en el corazón y la vida.
El estudiante de la Palabra se encuentra inclinado sobre una fuente de agua viva. La iglesia necesita beber profundamente de la espiritualidad de la Palabra. Su servicio a Dios necesita ser muy diferente de la experiencia religiosa insípida, sin vida, apática que hace que muchos creyentes sean muy poco diferentes de los que no creen, muy similares en espíritu a los inconversos (MS 117,1902).
5-21. El mensaje a Laodicea debe ir al mundo.-
Ha estado resonando el mensaje a Laodicea. Tomad este mensaje en todas sus fases y propagadlo a la gente doquiera la Providencia abra el camino. La justificación por la fe y la justicia de Cristo son los temas que deben presentarse a un mundo que perece (Carta 24, 1892).
15-22. (Col. 4: 12-13). Trabajo perdido en la iglesia de Laodicea.-
[Se cita Apoc. 3: 15-22.] Este es el testimonio dado acerca de la iglesia de Laodicea. Esta iglesia había sido fielmente instruida. En su carta a los colosenses, Pablo escribió: "Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros, y por los que están en Laodicea, y los que están en Hierápolis".
La obra hecha en la iglesia de Laodicea fue amplia y excelente. A sus miembros se les dio la exhortación: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto". Pero la iglesia no continuó en la obra que comenzaron los mensajeros de Dios. Los laodicenses escuchaban; pero se apropiaron de la verdad y no llevaron a cabo la instrucción que se les dio. El resultado que siguió es el que con seguridad siempre ocurre cuando se rechazan las advertencias y los ruegos del Señor (MS 128, 1903).
17. (Rom. 11.20; 12:3, 16). Agotando la paciencia de Dios.-
Cristo ve lo que el hombre no ve. Ve los pecados en los que debe haber arrepentimiento, pues de lo contrario agotarán la paciencia de un Dios magnánimo. Cristo no puede admitir los nombres de aquellos que están satisfechos con su suficiencia propia. No puede suplicar en favor de gente que no siente necesidad de su ayuda, pues piensan que saben y poseen todo (RH 23-7-1889).
17-20. ¿Abriremos la puerta del corazón?-
Debemos eliminar a los compradores y vendedores del templo del alma para que Jesús pueda morar con nosotros. Ahora está a la puerta del corazón como un comerciante celestial. Dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo". "Abridme; comprad de mí las mercancías celestiales; comprad de mí el oro probado en el fuego". Comprad fe y amor, los preciosos y bellos atributos de nuestro Redentor, que nos capacitarán para encontrar nuestro 976 camino para penetrar en los corazones de los que no lo conocen, que son fríos y están alejados de él debido a la incredulidad y el pecado. Nos invita a comprar las vestiduras blancas, que son su gloriosa justicia, y el colirio para que podamos discernir cosas espirituales. Oh, ¿no abriremos la puerta del corazón a este visitante celestial? (BE 15-1-1892).
18. (Isa. 55: 1; Juan 14: 6). El vendedor de tesoros invalorables.-
El gran Vendedor de riquezas espirituales está invitándoos a que le deis admisión. [Se cita Apoc. 3: 18.]... El Salvador viene con joyas de verdad del valor más elevado, que contrastan con todo lo falsificado, con todo lo que es espurio. Viene a cada casa, a cada puerta; está llamando, presentando su tesoro invalorable, instando: "Comprad de mí" (Carta 66, 1894).
Las valiosas mercancías del cielo.-
A nuestras iglesias se ofrecen las mercancías del cielo. Cada individuo necesita demostrar un decidido interés en la invitación de Cristo. Hermanos y hermanas, ¿están encauzados vuestros pensamientos así? "Estas palabras decididas e incisivas no se aplican a mí; estoy en una condición espiritual bastante buena, aunque quizá no tenga todo el fervor y el celo que algunos tienen. Creo en la verdad. Aquellos a quienes pertenece ese mensaje pueden recibirlo. Creo que algunos lo necesitan". Vosotros los que pensáis y razonáis así, estad seguros de que sois precisamente aquellos que necesitan este mensaje. Mientras las costosas mercancías del cielo están expuestas ante vosotros, acercaos y comprad lo que habéis perdido: el oro del amor y de la fe y las vestiduras blancas que son la justicia de Cristo (Carta 30a, 1892).
Virtudes que faltan entre nosotros.-
El oro que Jesús quiere que compremos de él es el oro refinado en fuego; es el oro de la fe y el amor, que no tiene ninguna sustancia contaminadora mezclada con él. Las vestiduras blancas son la justicia de Cristo, el traje de bodas que sólo Cristo puede dar. El colirio es el verdadero discernimiento espiritual que tanto falta entre nosotros, pues las cosas espirituales deben discernirse espiritualmente (RH 1-4-1890).
(Isa. 64:6; Fil. 3:9.) Amplia provisión para todos.-
El testigo verdadero ha dicho: "Te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez". ¿Cuál es la vergüenza de esta desnudez y pobreza? Es la vergüenza de revestirnos con justicia propia y de separarnos de Dios, cuando él ha hecho amplia provisión para todos los que reciben su bendición (HS 139).
(Cap. 7:14.) Consejo animador para la iglesia.-
El consejo del testigo verdadero está lleno de ánimo y consuelo. Las iglesias aún pueden obtener el oro de la verdad, la fe y el amor y ser ricas en tesoros celestiales. "Te aconsejo que de mí compres oro... para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez". Las vestiduras blancas son la justicia de Cristo que debe ser labrada en el carácter. La pureza de corazón y de motivos caracterizará a todo aquel que esté lavando sus ropas y las esté emblanqueciendo en la sangre del Cordero (RH 24-7-1888).
(Isa. 61: 10; Zac. 3:4-5.) Tejido en los telares del cielo.-
No hay nada en nosotros con que podamos vestir el alma de modo que no aparezca su desnudez. Debemos recibir el manto de justicia tejido en los telares del cielo, el mismo manto inmaculado de la justicia de Cristo (RH 19-7-1892).
(Mat. 6: 22; Sant. 1: 23-25.) Puntos de vista correctos para la conciencia.-
El ojo es la conciencia sensible, la luz interior de la mente; de su correcta visión de las cosas depende la salud espiritual de toda el alma y el ser. El "colirio", la Palabra de Dios, al ser aplicado aviva la conciencia porque convence de pecado; pero la aplicación es necesaria para que se produzca la curación, y la persona viva con sinceridad de propósito para la gloria de Dios. El pecador que se contempla a sí mismo en el gran espejo moral de Dios, se ve como Dios lo ve, y se arrepiente delante de él y tiene fe en nuestro Señor Jesucristo...
Los laodicenses... no estaban enteramente ciegos, pues de lo contrario el colirio no hubiera servido de nada para restaurarles la vista y capacitarlos para discernir los verdaderos atributos de Cristo. Cristo dice: Renunciando a tu suficiencia propia, abandonando todas las cosas, no importa cuán queridas te sean, puedes comprar el oro, las vestiduras y el colirio para que pueda ver (RH 23-11-1897).
18-20. Un mercader cargado de riquezas.-
El gran Redentor se presenta a sí mismo como un mercader celestial cargado de riquezas, que va de casa en casa presentando sus invalorables mercancías [se cita Apoc. 3:18-20] (RH 23-7-1889). 977
(Job 22: 21-25.) Llamando a la puerta del corazón.-
El Señor llama a la puerta de tu corazón, deseando entrar para poder impar ir riquezas espirituales a tu alma. Anhela ungir los ojos ciegos para que disciernas el santo carácter de Dios en su ley y entiendas el amor de Cristo que ciertamente es el oro refinado en fuego (RH 25-2-1890).
(Isa. 13: 12; Mat. 13: 45-46.) Riquezas espirituales para el alma.-
Jesús está yendo de puerta en puerta deteniéndose frente al templo de cada alma y proclamando: "Yo estoy a la puerta y llamo". Como un mercader celestial expone sus tesoros y clama: "Te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez". El oro que ofrece es sin impurezas, más precioso que el de Ofir, pues es la fe y el amor. Se invita al alma que se ponga las vestiduras blancas que son el manto de justicia de Cristo, y el aceite para ungir es el aceite de la gracia de Cristo, que dará visión espiritual al alma que está cegada y en tinieblas para que pueda distinguir entre la obra del Espíritu de Dios y del espíritu del enemigo. "Abre tus puertas", dice el gran Mercader, el poseedor de riquezas espirituales, "y haz tus negocios conmigo. Soy yo, tu Redentor, quien te aconseja que compres de mí" (RH 7-8-1894).
18-21 (Fil. 3: 12-15). El conflicto es para nosotros.-
El Testigo verdadero infunde ánimo a todos los que están procurando caminar por la senda de humilde obediencia, mediante la fe en su nombre. El declara: "Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono".
Estas son las palabras de nuestro Sustituto y Fiador. Aquel que es la divina Cabeza de la iglesia, el más poderoso de los vencedores, quiere que sus seguidores vean su vida, sus esfuerzos, sus actos de abnegación, sus luchas y sufrimientos causados por el desprecio, por el rechazo, el ridículo, la burla, los insultos, los remedos, las falsedades mientras subía la cuesta del Calvario hasta el lugar de la crucifixión, para que ellos pudieran ser animados a proseguir hacia adelante a la meta del premio y la recompensa de los vencedores. La victoria queda asegurada por la fe y la obediencia.
Apliquemos las palabras de Cristo a nuestros casos individuales. ¿Somos pobres, y ciegos, y desventurados, y miserables? Entonces, busquemos el oro y las vestiduras blancas que él ofrece. La obra de vencer no está restringida a la era de los mártires. El conflicto es para nosotros, en estos días de sutiles tentaciones hacia la mundanalidad, la seguridad egoísta, la complacencia del orgullo, la ambición, falsas doctrinas e inmoralidad en la vida (RH 24-7-1888).
(Cant. 6: 10; Isa. 1: 16-19.) Una esperanza de reforma.-
La iglesia debe brillar, y brillará "hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden". Los siervos de Dios, como colaboradores con Cristo, deben eliminar la maldición que ha hecho que la iglesia sea tan tibia. [Se cita Apoc. 3:15-19.] El castigo revela una esperanza de reforma [se citan los vers. 20-21] (Carta 130, 1902).
El mensaje a los laodicenses produce frutos.-
Vi que este llamado a la iglesia de Laodicea afectará a las almas. Dios espera que manifestemos un celo decoroso. Debemos arrepentirnos, desechar todas nuestras susceptibilidades, comprender nuestra indigencia, comprar oro para que seamos ricos, colirio para que podamos ver y vestiduras blancas para vestirnos (Carta 2, 1851).
(Mat. 25: 1-12.) Esperanza para los laodicenses.-
[Se cita Apoc. 3: 15-17.] Sin embargo, el caso de los que son reprochados no es sin esperanza; no está más allá de los alcances del gran Mediador. El dice: "Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas". Aunque los llamados seguidores de Cristo están en una condición deplorable, sin embargo, no están en un aprieto tan desesperado como estuvieron las vírgenes insensatas cuyas lámparas se estaban apagando y no había tiempo para reponer el aceite de sus lámparas. Cuando llegó el novio las que estaban listas entraron con él a la boda; pero cuando llegaron las insensatas la puerta estaba cerrada, y ya era demasiado tarde para poder entrar.
Pero el consejo del Testigo verdadero no presenta a los que son tibios como si su caso fuera desesperado. Todavía hay una oportunidad para remediar esa condición, y el mensaje laodicense está lleno de ánimo, pues la iglesia reincidente todavía puede comprar el 978 oro de la fe y el amor, todavía puede disponer del manto blanco de la justicia de Cristo para que no aparezca la vergüenza de su desnudez. La pureza de corazón y de motivos aún pueden caracterizar a los que son indiferentes y se esfuerzan por servir [al mismo tiempo] a Dios y a Mamón. Aún pueden lavar sus vestiduras del carácter y pueden emblanquecerlas en la sangre del Cordero (RH 28-8-1894).
Hay esperanza para nuestras iglesias si prestan atención al mensaje dado a los laodicenses (MS 139, 1903).
20. (cap. 22: 17; Prov. 1: 23-33). ¿Malgastaréis los talentos de Dios?-
El Testigo verdadero dice: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo". Cada advertencia, reproche y súplica de la Palabra de Dios o mediante sus mensajeros comisionados, es un llamado a la puerta del corazón; es la voz de Jesús que pide entrada. Con cada llamado desoído se debilita más y más vuestra determinación de abrir. Si no se presta atención inmediatamente a la voz de Jesús, llega a confundirse en la mente con una multitud de otras voces; los cuidados y las ocupaciones del mundo embargan la atención, y se desvanece la convicción. El corazón se hace menos impresionable, y cae en una inconsciencia peligrosa en cuanto a la brevedad del tiempo y la gran eternidad que hay más allá.
El Huésped celestial está ante vuestra puerta mientras que estáis amontonando obstáculos para estorbar su entrada. Jesús está llamando mediante la prosperidad que os da. Os colma con bendiciones para probar vuestra fidelidad, a fin de que puedan fluir de vosotros hacia otros. ¿Permitiréis que triunfe vuestro egoísmo? ¿Malgastaréis los talentos de Dios y perderéis vuestra alma debido al amor idólatra [egoísta] de las bendiciones que él ha dado? (RH 2-11-1886).
No hay un mensaje desanimador para la iglesia.-
No tenemos un mensaje desanimador para la iglesia. Aunque se han presentado reproches, advertencias y correcciones, sin embargo la iglesia ha permanecido como el instrumento de Dios para difundir la luz. El pueblo observador de los mandamientos de Dios ha hecho resonar una advertencia al mundo en todos los idiomas, en todas las lenguas y a todos los pueblos. La iglesia de Dios es un testigo viviente, un testimonio continuo: para convencer a los hombres, si es aceptado; para condenarlos, si es rechazado (MS 37, sin encuadernar).
21.
Ver EGW com. Rom. 8: 17; Gál. 6: 7-8; Heb. 4: 15.
CAPÍTULO 4
3.
Ver EGW com. Rom. 3: 24-26.
CAPÍTULO 5
6 (Efe. 2: 5-6). El Cordero en medio del trono.-
El Cordero de Dios es representado delante de nosotros como si estuviera en medio del trono de Dios. El es la gran ofrenda ritual por medio de la cual el hombre y Dios están unidos y en comunión. De esa manera se presenta a los seres humanos como sentados en los lugares celestiales en Cristo Jesús. Este es el lugar escogido para la reunión entre Dios y la humanidad (MS 7, 1898).
8.
Ver EGW com. cap. 8: 3-4.
9-12.
Ver EGW com. Heb. 1: 14.
11. (cap. 7: 1-3; 16: 13-16; Heb. 1: 14; ver EGW com. Heb. 9: 24).
Manos de ángeles unidas alrededor del mundo.-
Juan escribe: "Miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono". Ángeles estaban unidos en la obra de Aquel que había desatado los sellos y había tomado el libro. Cuatro ángeles poderosos retienen los poderes de esta tierra hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes. Las naciones del mundo están ávidas por combatir; pero son contenidas por los ángeles. Cuando se quite ese poder restrictivo, vendrá un tiempo de dificultades y angustia. Se inventarán mortíferos instrumentos bélicos. Barcos serán sepultados en la gran profundidad con su cargamento viviente. Todos los que no tienen el espíritu de la verdad se unirán bajo el liderazgo de seres satánicos; pero serán retenidos hasta que llegue el tiempo de la gran batalla del Armagedón.
Ángeles están circundando el mundo, rechazando las pretensiones de Satanás a la supremacía, las que presenta debido a la gran multitud de sus adeptos. No oímos las voces de esos ángeles, ni vemos con la vista natural la obra de ellos; pero sus manos están unidas alrededor del mundo, y con vigilancia que no duerme mantienen a raya a los ejércitos de Satanás hasta que se cumpla el sellamiento del pueblo de Dios.
Los ministros de Jehová -ángeles tienen habilidad, poder y gran fortaleza- están comisionados para ir del cielo a la tierra con 979 el fin de ministrar al pueblo de Dios. Se les ha dado la obra de retener el rabioso poder del que ha descendido como un león rugiente buscando a quien devorar. El Señor es un refugio para todos los que depositan su confianza en él. Les ordena que se escondan en él por un momento hasta que pase la indignación. Saldrá pronto de su lugar para castigar al mundo por su iniquidad. Entonces la tierra descubrirá su sangre y no encubrirá más sus muertos (Carta 79, 1900).
El cielo es un lugar de intensa actividad.-
Ojalá todos pudieran contemplar a nuestro precioso Salvador tal como es: un Salvador. Que su mano aparte el velo que oculta su gloria de nuestros ojos. Aparece en su elevado y santo lugar. ¿Qué veremos? Nuestro Salvador no está en actividad de silencio e inactividad: está rodeado por seres celestiales, querubines y serafines, miríadas y miríadas de ángeles.
Todos esos seres celestiales tienen un propósito superior a todos los demás, en el cual están intensamente interesados: la iglesia [de Cristo] en un mundo de corrupción. Todas esas huestes están al servicio del Príncipe del cielo, ensalzan al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Están trabajando para Cristo, bajo su mandato, para salvar hasta lo sumo a todos los que dependen de él y creen en él. Estos seres celestiales se apresuran en su misión haciendo en favor de Cristo aquello que Herodes y Pilato hicieron contra él. Se unen para destacar el honor y la gloria de Dios. Están unidos en una santa alianza, en una grandiosa y sublime unidad de propósito, para mostrar el poder, la compasión, el amor y la gloria del Salvador crucificado y resucitado.
Estos ejércitos del cielo ilustran con su servicio lo que debiera ser la iglesia de Dios. Cristo está trabajando en favor de ellos en los atrios celestiales, enviando a sus mensajeros a todas partes del globo para que ayuden a cada sufriente que acude a él en busca de ayuda, de vida espiritual y conocimiento.
La iglesia de Cristo en la tierra está en medio de la oscuridad moral de un mundo desleal que está hollando la ley de Jehová; pero su Redentor, que ha comprado su rescate con el precio de su propia preciosa sangre, ha ordenado todo lo necesario para que su iglesia sea un cuerpo transformado, iluminado por la Luz del mundo, en posesión de la gloria de Emanuel. Los brillantes rayos del Sol de justicia, brillando a través de su iglesia, reunirán en el redil de Cristo a cada oveja perdida y extraviada, que vendrá a él y hallará refugio en él. Encontrarán paz, luz y gozo en Aquel que es paz y justicia eterna (Carta 89c, 1897).
12.
Ver EGW com. 1 Cor. 15: 51-55.
CAPÍTULO 6
9. (cap. 18: 1-5; ver EGW com. Rom. 12: 19). Apertura del quinto sello.-
Cuando fue abierto el quinto sello, Juan el Revelador vio en visión debajo del altar al conjunto de los que habían sido muertos por la Palabra de Dios y por el testimonio de Jesucristo. Después de esto vinieron las escenas descritas en Apocalipsis dieciocho, cuando los que son fieles y leales son llamados a salir de Babilonia [se cita Apoc. 18: 1-5] (MS 39, 1906).
13-17.
Ver EGW com. cap. 16: 1-2 l.
14, 17.
Ver EGW com. Mat. 28: 2-4.
15-17.
Ver EGW com. Rom. 3: 19.
16.
Ver EGW com. Mat. 27: 21-22, 29.
CAPÍTULO 7
1-3. (cap. 16: 13-16; ver EGW com. cap. 5: 11; Efe. 4: 30).
Se está terminando el tiempo de gracia.-
Ya se está levantando reino contra reino. No hay ahora una acción bélica decidida. Los cuatro vientos aún son retenidos hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes. Entonces los poderes de la tierra unirán sus fuerzas para la última gran batalla. ¡Cuán cuidadosamente debiéramos aprovechar el corto período de gracia que nos queda! (RH 27-11- 1900).
Precisamente antes de que entráramos en él [el tiempo de angustia], todos recibimos el sello del Dios viviente. Entonces vi que los cuatro ángeles dejaron de retener los cuatro vientos. Y vi hambre, pestilencia y espada, nación se levantó contra nación, y el mundo entero entró en confusión (Day-Star, 14-3-1846).
Todo el mundo está trastornado. Las naciones están airadas y se están haciendo grandes preparativos para la guerra. Una nación está conspirando contra otra y un reino contra otro. Se apresura grandemente el gran día de Dios. Pero aunque las naciones estén reuniendo sus fuerzas para la guerra y el derramamiento de sangre, aún sigue en vigencia la orden dada a los ángeles: que retengan los cuatro vientos hasta que los 980 siervos de Dios sean sellados en sus frentes (RH 28-1-1909).
2-3. (ver EGW com. cap. 13: 16-17; 14: 9-12). Ángeles leen la marca.-
¿Qué es el sello del Dios viviente que se coloca en las frentes de los suyos? Es una marca que pueden leer los ángeles, pero no los ojos humanos, pues el ángel destructor debe ver esa marca de redención. La mente inteligente ha visto la señal de la cruz del Calvario en los hijos y las hijas que el Señor ha adoptado. Queda eliminado el pecado de la transgresión de la ley de Dios. Tienen puestos los vestidos de bodas, y son obedientes y fieles a todos los mandatos de Dios (Carta 126, 1898).
(Exo. 12: 7, 12-13; Eze. 9: 4; 20: 12, 20.) La señal que Dios ha establecido.-
Los israelitas colocaron sobre sus puertas una señal de sangre para mostrar que pertenecían a Dios. Los hijos de Dios en este tiempo también llevarán la señal que Dios ha establecido. Se pondrán en armonía con la santa ley de Dios. Se pone una señal sobre cada uno de los hijos de Dios tan ciertamente como fue colocada una marca sobre las puertas de los hogares de los hebreos para librar a ese pueblo de la ruina general. Dios declara: "Les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico" (RH 6-2-1900).
(Exo. 31: 12-17.) Posesión especial de Dios.-
Cada alma de nuestro mundo es propiedad del Señor por creación y por redención. Cada alma está individualmente a prueba por su vida. ¿Le ha dado a Dios lo que le corresponde? ¿Ha rendido delante de Dios todo lo que es de él porque fue comprada por él? Todos los que creen que el Señor es su porción en esta vida, estarán dirigidos por él y recibirán la señal, la marca de Dios, que muestra que son la posesión especial de Dios. La justicia de Cristo los precederá, y la gloria del Señor será su retaguardia. El Señor protege a cada ser humano que lleva la señal de Dios. [Se cita Exo. 31: 12-17.]
Este reconocimiento de Dios es del más alto valor para cada ser humano. Todos los que aman al Señor y le sirven son muy preciosos a su vista. El quiere que estén donde sean dignos representantes de la verdad tal como es en Jesús (Carta 77, 1899).
Los rasgos naturales deben ser transformados.-
Cuán pocos tienen en cuenta que el tentador fue una vez un querubín protector, un ser a quien Dios creó para la gloria de su propio nombre. Satanás cayó de su elevada posición por causa de su ensalzamiento egoísta; abusó de la magnífica capacidad con que Dios lo dotó tan ricamente. Cayó por la misma razón por la que miles están cayendo hoy día: debido a la ambición de ser primeros y a la renuencia a estar bajo restricciones. El Señor quiere enseñar al hombre la lección de que aunque esté legalmente unido a la iglesia no está salvado hasta que el sello de Dios sea colocado sobre él...
El Señor tiene una obra para que todos la hagamos; y si la verdad no está arraigada en el corazón, si los rasgos naturales de carácter no son transformados por el Espíritu Santo, nunca podremos ser colaboradores con Jesucristo. El yo aparecerá constantemente y el carácter de Cristo no se manifestará en nuestras vidas (Carta 80, 1898).
Sin mancha ni arruga.-
Se necesitan muchos misioneros en cada rama de la obra de Dios. Nuestras instituciones necesitan hombres consagrados y convertidos que deseen depender del Señor. Por medio de tales obreros Dios revelará el poder de su gracia. Sus siervos deben distinguirse del mundo por el sello del Dios viviente; sus palabras y sus obras deben revelar que son colaboradores con Dios.
Dios puede usar al agente humano sólo en la medida en que éste sea movido por el Espíritu Santo. A los hombres que aceptan cargos de responsabilidad como presidentes, ministros, médicos, u obreros de cualquier clase, me siento obligada a decir[les]: Dios probará a cada hombre que se dedica a servirle. El no pregunta, ¿poseen conocimiento y elocuencia? ¿Tienen capacidad para ordenar, gobernar y dirigir? Pregunta: ¿Representarán mi carácter? ¿Caminarán con humildad para que pueda enseñarles mis sendas? El templo del alma no debe ser contaminado con ninguna práctica relajada o inmunda. Aquellos a quienes confesaré en los atrios celestiales deben ser sin mancha ni arruga.
El Señor usará a hombres humildes para que hagan una obra grande y buena. Por medio de ellos presentará ante el mundo las imborrables características de la naturaleza divina (Carta 270, 1907).
(Cap. 14: 1-3; 22: 4; Juan 1: 12.) Es un honor llevar el sello de Dios.-
Los que salgan del mundo para ser diferentes de los del mundo en palabras y obras, los que se den cuenta que es un honor llevar el sello de 981 Dios, recibirán poder para convertirse en hijos de él. El Señor quiere tener hombres de los que pueda depender. Nadie entrará en los atrios de lo alto sin tener el sello de Dios. Los que en esta tierra maldita por el pecado lleven ese sello con santa osadía, considerándolo como un honor, serán reconocidos y honrados por Dios en los atrios de lo alto (Carta 125, 1903).
(Jer. 8: 20; 1 Juan 3: 3.) ¿Nos pasará por alto el ángel?-
"Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro". Todo el que es hijo de Dios recibirá dentro de poco el sello divino. ¡Ojalá sea colocado sobre nuestras frentes! ¿Quién puede soportar el pensamiento de ser pasado por alto cuando el ángel vaya sellando a los siervos de Dios en sus frentes? (RH 28-5-1889).
Pasaporte para la santa ciudad.-
Sólo los que reciban el sello del Dios viviente tendrán el pasaporte para pasar por los portales de la santa ciudad. Pero hay muchos que desempeñan responsabilidades dentro de la obra de Dios sin ser sinceros creyentes, y mientras permanezcan así no pueden recibir el sello del Dios viviente. Confían en su propia justicia, lo cual el Señor tiene como necedad (Carta 164, 1909).
La marca de distinción.-
Los que quieran tener el sello de Dios en sus frentes deben guardar el día de reposo del cuarto mandamiento. Esto es lo que los distingue de los desleales, que han aceptado una institución humana en lugar del verdadero día de reposo. La observancia del día de reposo de Dios es la marca de distinción entre aquel que sirve Dios y el que no le sirve (MS 27, 1899).
Como Cristo en carácter.-
El sello del Dios viviente sólo será colocado sobre los que son semejantes a Cristo en carácter (RH 21-5-1895).
La imagen de Cristo en el alma.-
La cera recibe la impresión del sello, y así también el alma debe recibir la impresión del Espíritu de Dios y conservar la imagen de Cristo (ST 18-7-1911).
El sello y los mandamientos.-
Muchos no recibirán el sello de Dios porque no guardan sus mandamientos ni dan los frutos de justicia (Carta 76, 1900).
Amargo desengaño en el día de Dios.-
La gran masa de llamados cristianos sufrirán un amargo desengaño en el día de Dios. No tienen sobre sus frentes el sello del Dios viviente. Tibios e irresolutos, deshonran a Dios mucho más que los incrédulos declarados. Van a tientas en las tinieblas, cuando podrían estar caminando en la luz meridiana de la Palabra bajo la conducción de Aquel que nunca yerta (Carta 121, 1903).
2-4.
Ver EGW com. cap. 14: 1-4.
4-17. (cap. 14: 1-4; 2 Cor. 3: 18). Esforzaos por estar entre los 144.000.-
[Se cita Apoc. 7: 9-l7.] Aquellos a quienes el Cordero guiará a las fuentes de aguas vivas y de cuyos ojos borre toda lágrima, serán los que ahora reciban el conocimiento y la comprensión que se revelan en la Biblia, la Palabra de Dios...
No debemos imitar a ningún ser humano. No hay ningún ser humano suficientemente sabio para ser nuestro modelo. Debemos contemplar al Hombre Cristo Jesús, que es completo en la perfección de justicia y santidad. El es el Autor y Consumador de nuestra fe. Es el Hombre modelo. Su vida es la medida de la vida que debemos alcanzar. Su carácter es nuestro modelo. por lo tanto, despejemos nuestra mente de perplejidades y de las dificultades de esta vida y fijémosla en él, para que contemplándolo podamos ser cambiados a su semejanza. Podemos contemplar a Cristo con un buen propósito. Podemos estar seguros mirándolo porque es omnisapiente. Al contemplarlo y al pensar en él, él se formará en nuestro interior, la esperanza de gloria.
Esforcémonos con todo el poder que Dios nos ha dado para estar entre los ciento cuarenta y cuatro mil (RH 9-3-1905).
9. (cap. 3: 5; 19: 7-9; Juan 12: 12-13). Las palmas y los mantos.-
Las palmas significan que han ganado la victoria, y los mantos blancos que han sido revestidos con la justicia de Cristo. Gracias a Dios porque se ha abierto una fuente para lavar los mantos de nuestro carácter y hacerlos tan blancos como la nieve (MS 23, sin fecha).
14.
Ver EGW com. cap. 3: 18; 19: 7-9; Mat. 22: 11-12.
17.
Ver EGW com. cap. 22: 1-2; Rom.11: 33.
CAPÍTULO 8
3-4. (Isa. 1: 18; Heb. 9: 13-14; ver EGW com. Rom. 8: 26, 34; Heb. 7: 25). Oraciones fragantes por los méritos de Cristo.-
Así como el sumo sacerdote asperjaba la sangre tibia sobre el propiciatorio mientras ascendía 982 delante de Dios la nube fragante de incienso, así también, mientras nosotros confesamos nuestros pecados e imploramos la eficacia de la sangre expiatoria de Cristo, deben ascender al cielo nuestras oraciones fragantes por los méritos del carácter de nuestro Salvador. A pesar de nuestra indignidad debemos recordar que hay Uno que puede quitar el pecado y que está dispuesto a salvar al pecador y con anhelo de hacerlo. Pagó el castigo de todos los pecadores con su propia sangre. Dios quitará todo pecado que sea confesado delante de él con corazón contrito [se cita Isa. 1: 18; Heb. 9:13-14] (RH 29-9-1896).
(Cap. 8: 8; Sal. 141: 2; Juan 1: 29; Efe. 5: 2-) El incienso representa la sangre de la expiación.-
[Se cita Apoc. 8: 3-4.] Tengan en cuenta las familias, los cristianos individualmente y las iglesias, que están estrechamente aliados con el cielo. El Señor tiene un interés especial en su iglesia militante aquí en la tierra. Los ángeles que ofrecen el humo del incienso fragante, lo hacen por los santos que oran; por lo tanto, elévense constantemente al cielo en cada familia las oraciones vespertinas en la fresca hora del sol poniente, hablando ante Dios por nosotros de los méritos de la sangre de un Salvador crucificado y resucitado.
Sólo esa sangre es eficaz; sólo ella puede hacer propiciación por nuestros pecados. La sangre del unigénito Hijo de Dios es la que tiene valor para nosotros a fin de que podamos acercarnos a Dios; sólo su sangre "quita el pecado del mundo". El universo celestial contempla de mañana y de tarde a cada familia que ora, y el ángel con el incienso, que representa la sangre de la expiación, halla acceso delante de Dios (MS 15, 1897).
CAPÍTULO 10
1-11. (cap. 14: 6-12; Dan. 12: 4-13). Una persona que es nada menos que Cristo.-
El ángel poderoso que instruyó a Juan era nada menos que Cristo. Cuando coloca su pie derecho en el mar y su pie izquierdo sobre la tierra seca, muestra la parte que desempeña en las escenas finales del gran conflicto con Satanás. Esta posición denota su supremo poder y autoridad sobre toda la tierra. El conflicto se ha intensificado y agudizado de una época a otra, y seguirá intensificándose hasta las escenas finales, cuando la obra magistral de los poderes de las tinieblas llegará al máximo. Satanás junto con los hombres impíos, engañará a todo el mundo y a las iglesias que no reciban el amor de la verdad. Pero el ángel poderoso exige atención. Clama en alta voz. Debe mostrar el poder y la autoridad de su voz a aquellos que se han unido con Satanás para oponerse a la verdad.
Después de que los siete truenos emitieron sus voces, se le ordena a Juan, como a Daniel, con respecto al librito: "Sella las cosas que los siete truenos han dicho". Estas cosas se refieren a sucesos futuros que serán revelados a su debido tiempo. Daniel recibirá su heredad al fin de los días. Juan ve el librito al cual le han quitado los sellos. De esto se deduce que las profecías de Daniel tienen su aplicación en la proclamación al mundo de los mensajes del primero, del segundo y del tercer ángel. La apertura del librito era el mensaje en relación con el tiempo.
Los libros de Daniel y el Apocalipsis son uno. El primero es una profecía; el otro, una revelación; uno es un libro sellado; el otro, un libro abierto. Juan escuchó los misterios que pronunciaron los truenos; pero se le ordenó que no los escribiera.
La luz especial que se le dio a Juan, expresada en los siete truenos, era un bosquejo de sucesos que debían ocurrir bajo los mensajes de los ángeles primero y segundo. No era lo mejor para la gente conocer esos eventos, porque su fe debe necesariamente ser probada. El plan de Dios era que se proclamaran verdades más maravillosas y avanzadas. Los mensajes de los ángeles primero y segundo debían ser proclamados; pero no había de revelarse mayor luz antes que esos mensajes hubiesen hecho su obra específica. Esto se representa por medio del ángel que estaba parado con un pie en el mar, proclamando con un solemne juramento que el tiempo no sería más.
Este tiempo, el que el ángel declara con un solemne juramento, no es el fin de la historia del mundo ni del tiempo de gracia, sino del tiempo profético que precederá al advenimiento de nuestro Señor; es decir, la gente no tendrá otro mensaje acerca de un tiempo definido. Después de este lapso, que ahora abarca desde 1842 a 1844, no puede haber ningún cómputo definido de tiempo profético. El cálculo más prolongado llega hasta el otoño de 1844.
La posición del ángel -un pie sobre el mar el otro sobre la tierra- significa la extensión 983 de la proclamación del mensaje. Cruzará los anchos océanos y será proclamado en otros países en todo el mundo. La comprensión de la verdad, la alegre recepción del mensaje, están representadas por el acto de devorar el librito. La verdad en cuanto al advenimiento de nuestro Señor era [es] un precioso mensaje para nuestras almas (MS 59, 1900).
7. (cap. 22: 10-12). El último período de gracia.-
La dispensación evangélica es el último período de gracia que será concedido a los hombres. Los que viven bajo esta dispensación de prueba y examen, y sin embargo no son inducidos a arrepentirse y a obedecer, perecerán con los desleales. No hay una segunda prueba. El Evangelio que debe ser predicado a todas las naciones, tribus, lenguas y a todos los pueblos, presenta la verdad en líneas claras que muestran que la obediencia es la condición para obtener la vida eterna. Cristo imparte su justicia a aquellos que le permiten que quite sus pecados. Tenemos con Cristo una deuda por la gracia que nos hace completos en él (MS 40, 1900).
CAPÍTULO 11
1. (cap. 20: 12-13; 1 Ped. 4: 17; 2 Ped. 1: 10-11). Midiendo a la iglesia de Dios.-
El gran juicio se ha estado llevando a cabo, y desde hace algún tiempo. Ahora el Señor dice: Mide el templo y a los que adoran en él. Mientras recorréis las calles haciendo vuestros negocios, recordad que Dios os está midiendo; mientras desempeñáis vuestros deberes en el hogar, mientras conversáis, Dios os está midiendo. Recordad que vuestras palabras y acciones están siendo fotografiadas en los libros del cielo, así como el artista reproduce el rostro en la placa pulida...
Esta es la obra que se lleva a cabo: medir el templo y a los que adoran en él para ver quiénes permanecen firmes en el último día. Los que permanezcan firmes tendrán una cómoda entrada en el reino de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Cuando hagamos nuestra obra recordemos que hay Uno que está observando el espíritu con que la estamos haciendo. ¿No haremos que el Señor nos acompañe en nuestra vida cotidiana, en nuestra obra secular y en nuestros deberes domésticos? Entonces debemos abandonar en el nombre de Dios todo lo que no es necesario, todas las murmuraciones [y] visitas inútiles, y presentarnos como siervos del Dios viviente (MS 4, 1888).
19. (ver EGW com. Exo. 31: 18; Isa. 6: 1-7; 58: 12-14). Tablas de piedra, un testimonio convincente.-
Cuando se abra el templo de Dios en el cielo, ¡qué ocasión de triunfo será para los fieles y leales! En el templo se verá el arca del pacto en la cual fueron puestas las dos tablas de piedra sobre las cuales está escrita la ley de Dios. Esas tablas de piedra serán sacadas de su escondedero, y en ellas se verán los Diez Mandamientos esculpidos por el dedo de Dios. Esas tablas de piedra que ahora están en el arca del pacto serán un testimonio convincente de la verdad y de la vigencia de la ley de Dios (Carta 47, 1902).
El arca que está en el cielo contiene los Diez Mandamientos.-
Mentes y corazones sacrílegos pensaron que tenían poder suficiente para cambiar los tiempos y la ley de Jehová; pero en los archivos del cielo, en el arca de Dios, están a salvo los mandamientos originales, escritos sobre dos tablas de piedra. Ningún potentado de la tierra tiene poder para sacar aquellas tablas de su sagrado escondedero debajo del propiciatorio (ST 28-2-1878).
CAPÍTULO 12
3-6, 13-17. (cap. 13: 1-2, 11). El pueblo de Dios es minoría.-
Delante de Juan fueron presentados bajo los símbolos de un gran dragón rojo, una bestia semejante a un leopardo y una bestia con cuernos como de cordero, los gobiernos terrenales que especialmente se dedicarían a hollar la ley de Dios y a perseguir a su pueblo. La guerra sigue adelante hasta la terminación del tiempo. El pueblo de Dios, simbolizado por una mujer pura y sus hijos, fueron presentados como una ínfima minoría. En los últimos días sólo existirá un remanente. De los que lo forman Juan habla como de aquellos que "guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo" (ST 1-11- 1899).
7. Guerra en el cielo.-
La oposición a la ley de Dios comenzó en los atrios celestiales con Lucifer, el querubín protector. Satanás decidió ser el primero en los concilios celestiales e igual a Dios. Inició su obra de rebelión con los ángeles que tenía bajo su mando, procurando difundir entre ellos el espíritu de descontento. Y obró en forma tan engañosa, que muchos de los ángeles fueron ganados para su causa antes de que se conocieran plenamente sus propósitos. Aun los ángeles 984 no pudieron discernir plenamente su carácter, ni ver dónde conducía su obra. Cuando Satanás tuvo éxito en ganar a muchos ángeles para su bando, presentó su causa ante Dios argumentando que el deseo de los ángeles era que él ocupara la posición de Cristo.
El mal continuó trabajando hasta que el espíritu de descontento maduró y se transformó en una abierta rebelión. Entonces hubo guerra en el cielo, y Satanás y todos los que simpatizaban con él fueron expulsados. Satanás había luchado por el dominio en el cielo, y perdió la batalla. Dios no podía confiarle honores y supremacía por más tiempo, y éstos, junto con la parte que había desempeñado en el gobierno del cielo, le fueron quitados.
Desde ese momento Satanás y la hueste de sus aliados han sido enemigos declarados de Dios en nuestro mundo, y han luchado continuamente contra la causa de la verdad y la justicia. Satanás ha seguido presentando a los hombres, como lo presentara a los ángeles, su falsa imagen de Cristo y de Dios, y ha conquistado al mundo para su lado. Aun las iglesias que pretenden ser cristianas se han puesto al lado del primer gran apóstata (RH 28- 1-1909).
(Ver EGW com. 2 Cor. 10: 5.) La influencia de una mente sobre otra.-
El [Lucifer] actuó en forma tan engañosa, que los sentimientos que inculcó no pudieron ser examinados hasta que se desarrollaron en las mentes de los que los recibieron.
La influencia de una mente sobre otra, que es un poder tan grande para el bien cuando está santificada, es igualmente fuerte para el mal en las manos de los que se oponen a Dios. Satanás ha usado este poder en su obra de inculcar el mal en las mentes de los ángeles, dando a entender que estaba buscando el bien del universo. Lucifer había sido sumamente ensalzado como querubín ungido; era muy amado por los seres celestiales, y su influencia era poderosa sobre ellos. Muchos de ellos escucharon sus sugestiones y creyeron sus palabras. "Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo".
Satanás fue arrojado y estableció su reino en este mundo, y a partir de entonces siempre ha estado luchando incansablemente para apartar a los seres humanos de su lealtad a Dios mediante engaños. Usa el mismo poder que utilizó en el cielo: la influencia de una mente sobre otra. Los hombres se convierten en tentadores de sus prójimos. Los poderosos y corruptos conceptos de Satanás son albergados, y ejercen un poder dominante y compulsivo. Los hombres, bajo la influencia de esos conceptos, se unen entre sí en alianzas malignas (Carta 114, 1903).
Satanás se niega a obedecer a Cristo.-
El [Satanás] declara que no puede someterse para estar bajo las órdenes de Cristo, que sólo obedecerá las órdenes de Dios. Los ángeles buenos lloran al oír las palabras de Satanás, y al ver cómo desprecia seguir la dirección de Cristo, el supremo y amado Comandante de los ángeles.
El Padre decide el caso de Satanás, y declara que debe ser expulsado del cielo por su atrevida rebelión, y que todos los que se unieron con él en su rebelión deben ser expulsados con él. Entonces hubo guerra en el cielo. Cristo y sus ángeles lucharon contra Satanás y sus ángeles, pues éstos estaban decididos a permanecer en el cielo con toda su rebelión; pero no prevalecieron. Cristo y los ángeles leales triunfaron, y arrojaron del cielo a Satanás y a sus rebeldes simpatizantes (3SG 38).
La rebelión transferida a este mundo.-
Cuando Satanás se rebeló, hubo guerra en el cielo y fue expulsado él con todos sus simpatizantes. Su puesto en el cielo había sido muy encumbrado. Disponía de un trono radiante de luz; pero se desvió de su lealtad al bendito y único Soberano, y cayó de su condición original. Todos los que simpatizaban con él fueron expulsados de la presencia de Dios, condenados a no ser reconocidos más en los atrios celestiales como si tuvieran derecho a ellos. Satanás se convirtió en el antagonista declarado de Cristo. Plantó el estandarte de la rebelión en la tierra, y alrededor de él se agruparon sus simpatizantes (MS 78, 1905).
7-9.
Ver EGW com. Eze. 28: 15-19; Efe. 6: 12; 1 Juan 2: 6.
10. Satanás expulsado por la muerte de Cristo.-
La expulsión del cielo de Satanás como acusador de sus hermanos fue llevada a cabo por la gran obra de Cristo al dar su vida. El plan de redención siguió adelante a pesar de la persistente oposición de Satanás. El hombre fue estimado de suficiente valor para que Cristo sacrificara su vida por él. Como Satanás sabía que el imperio que había 985 usurpado al fin le sería arrebatado, resolvió no ahorrar esfuerzos para destruir al mayor número posible de las criaturas que Dios había hecho a su imagen. Odiaba al hombre porque Cristo había manifestado por él tal amor perdonador y tal compasión, y se preparó ahora para hacerlo objeto de toda clase de engaños por los cuales pudiera perderse; se entregó a su obra con más energía debido a que su propia condición era desesperada (3SP 194-195).
(2 Cor. 5: 19; Fil. 2: 6.) Satanás desarraigado de los afectos del universo.-
Satanás se separó de raíz de los afectos del universo cuando consumó su enemistad contra Cristo, hasta el extremo de hacerlo colgar de la cruz del Calvario con el cuerpo herido y magullado y el corazón quebrantado. Entonces se vio que Dios había procedido con abnegación entregándose en su Hijo por los pecados del mundo, porque amaba a la humanidad. El Creador fue revelado en el Hijo del Dios infinito. Aquí se contestó para siempre la pregunta: "¿Puede Dios ser abnegado?" Cristo era Dios, y condescendió en hacerse carne; tomó la humanidad y se hizo obediente hasta la muerte para poder ser sometido al sacrificio infinito (MS 50, 1900).
(Juan 3: 14-17; Gál. 6: 14; Heb. 9: 22.) El poder acusador de Satanás es quebrantado.
Cristo en la cruz no sólo atrae a los hombres para que se arrepientan delante de Dios por las transgresiones de su ley -pues Dios a quienes perdona hace que primero se arrepientan-, sino que Cristo ha satisfecho la justicia; se ha ofrecido a sí mismo como expiación. Su sangre derramada, su cuerpo quebrantado, satisfacen las demandas de la ley transgredida, y así salva con un puente el abismo que ha hecho el pecado. Sufrió en la carne para que con su cuerpo magullado y quebrantado pudiera amparar al pecador indefenso. La victoria obtenida por su muerte en el Calvario quebrantó para siempre el poder acusador de Satanás sobre el universo, y silenció su acusación de que la abnegación era imposible en Dios y que, por lo tanto, no es esencial en la familia humana (MS 50, 1900).
11. (Deut. 33: 25; ver EGW com. 2 Tes. 2: 7-12). Poder para vencer día tras día.-
Todos los que quieran pueden ser vencedores. Esforcémonos fervientemente para alcanzar la norma puesta delante de nosotros. Cristo conoce nuestra debilidad, y a él podemos ir diariamente en busca de ayuda. No es necesario que ganemos fortaleza para un mes por adelantado. Debemos vencer día tras día (MS 28, 1886).
El secreto del triunfo sobre el pecado.-
Nos convertimos en vencedores ayudando a otros a vencer por medio de la sangre del Cordero y la palabra de nuestro testimonio. La observancia de los mandamientos de Dios producirá en nosotros un espíritu obediente, y Dios puede aceptar el servicio que es hijo de tal espíritu (Carta 236, 1908).
12.
Ver EGW com. cap. 16: 13-16; Sal. 17.
17. (cap. 14: 9-12; ver EGW com. Isa. 59: 13-17). La maligna obra maestra de Satanás.-
Los que aman a Dios y guardan sus mandamientos son los más detestables para la sinagoga de Satanás, y los poderes del mal manifestarán su odio hacia ellos hasta lo máximo posible. Juan previó el conflicto entre la iglesia remanente y los poderes del mal, y dijo: "El dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo".
Las fuerzas de las tinieblas se unirán con los seres humanos que se han entregado bajo el dominio de Satanás, y serán revividas las mismas escenas que se vieron durante el juicio, el rechazo y la crucifixión de Cristo. Los hombres serán transformados en demonios al entregarse a las influencias satánicas; y los que fueron creados a la imagen de Dios, que fueron hechos para honrar y glorificar a su Creador, se convertirán en habitación de dragones, y Satanás verá en una raza apóstata su obra maestra de mal: hombres que reflejen la imagen del diablo (RH 14-4-1896).
Sólo dos bandos en la tierra.-
Hay solamente dos bandos en esta tierra: los que se agrupan debajo de la bandera ensangrentada de Jesucristo y los que se reúnen alrededor de la negra bandera de la rebelión. En el capítulo 12 del Apocalipsis se presenta el gran conflicto entre los obedientes y los desobedientes [se cita Apoc. 12:17; 13:11-17] (MS 16, 1900).
(Efe. 6: 10-12.) La tierra, un escenario de horrores.-
[Se cita Apoc. 12:17] Los instrumentos satánicos han convertido a la tierra en un escenario de horrores que ningún lenguaje puede describir. Guerras y derramamientos de sangre son llevados a cabo por naciones que pretenden ser cristianas. El desprecio 986 por la ley de Dios ha traído su inevitable resultado.
El gran conflicto que ahora se está llevando a cabo no es solamente una lucha del hombre contra el hombre. De un lado está el Príncipe de la vida, actuando como sustituto y fiador del hombre; del otro, el príncipe de las tinieblas con los ángeles caídos bajo su mando [se cita Efe. 6:12-13, 10-11] (RH 6-2-1900).
CAPÍTULO 13
1-2, 11.
Ver EGW com. cap. 12: 3-6, 13-17.
8.
Ver EGW com. cap. 3: 5; 20: 12-15; Heb. 9: 11-14, 22.
11. Un símbolo único.-
Aquí hay un símbolo notable del surgimiento y crecimiento de nuestra nación [Estados Unidos]. Y los cuernos semejantes a los de Cordero, emblemas de inocencia y mansedumbre, representan bien el carácter de nuestro gobierno, como se expresa en sus dos principios fundamentales: republicanismo y protestantismo (4SP 277).
Escudo de la Omnipotencia sobre Norteamérica.-
Estados Unidos es un país que ha estado bajo el escudo especial del Omnipotente. Dios ha hecho grandes cosas por este país; pero los hombres transgrediendo su ley, han estado haciendo una obra originada por el hombre de pecado. Satanás está llevando a cabo sus designios para comprometer a la familia humana en la deslealtad (MS 17, 1906).
La perspectiva ante nosotros.-
La profecía representa al protestantismo con cuernos semejantes a los de un cordero, pero que habla como dragón. Ya estamos empezando a oír la voz del dragón. Hay una fuerza satánica que favorece el movimiento dominical, pero está oculta. Aun los hombres que están ocupados en la [esta] obra están ciegos en cuanto a los resultados que seguirán a su movimiento.
Que los hijos de Dios, guardadores de los mandamientos, no permanezcan ahora en silencio como si hubiéramos de conformarnos con la situación. Lo que nos espera es una guerra continua en la cual nos arriesgamos a ser encarcelados, a perder las propiedades y aun la vida por defender la ley de Dios, la cual está siendo invalidada por las leyes de los hombres (RH 1-1-1889).
11-17. (cap. 14: 9-12; Dan. 7: 25; 2 Tes. 2: 3-4; ver EGW com. Apoc. 17: 13-14; 18: 1-5).La mano perseguidora del enemigo.-
[Se cita Apoc. 13: 11-13.] Poderes religiosos que afirmarán que son leales al cielo y que tienen las características de un cordero, demostrarán por sus actos que tienen el corazón de un dragón y que están instigados y dirigidos por Satanás. Viene el tiempo cuando los hijos de Dios sentirán la mano de la persecución porque santifican el séptimo día. Satanás ha promovido el cambio del día de reposo con la esperanza de llevar a cabo su propósito de frustrar los planes de Dios. Trata de que los mandamientos de Dios tengan en el mundo menos validez que las leyes humanas.
El hombre de pecado, que pensaba cambiar tiempos y leyes, y que siempre ha oprimido al pueblo de Dios, originará leyes para obligar la observancia del primer día de la semana. Pero el pueblo de Dios debe mantenerse firme del lado del Altísimo, y el Señor actuará en favor de los suyos para mostrar claramente que él es el Dios de los dioses (MS 135, 1902).
La iglesia y el mundo en corrupta armonía.-
La Palabra de Dios declara explícitamente que la ley divina será menospreciada, hollada por el mundo. Prevalecerá extraordinariamente la iniquidad. El llamado mundo protestante formará una coalición con el hombre de pecado, y la iglesia y el mundo estarán en una corrupta armonía.
Aquí la gran crisis se aproxima al mundo. Las Escrituras enseñan que el papado recuperará su perdida supremacía, y que se volverán a encender los fuegos de la persecución debido a las serviles concesiones del mundo que se llama protestante (GCB 13-4-1891).
13-14. (2 Tes. 2: 7-12; ver EGW com. cap. 16: 13-16; Mat. 7: 21-23). Milagros hechos delante de nuestros ojos.-
Está cercano el tiempo en que Satanás hará milagros para confirmar en la gente la creencia de que él es Dios. Todo el pueblo de Dios debe permanecer ahora en la plataforma de la verdad tal como se presenta en el mensaje del tercer ángel. Todos los cuadros agradables, todos los milagros hechos, se presentarán para que, si es posible, sean engañados aun los escogidos. La única esperanza para cualquiera es mantener con firmeza las evidencias que han confirmado la verdad en justicia (RH 9-8-1906).
Milagros hechos bajo la supervisión del enemigo.-
[Se cita Mat. 7: 21-23.] Estos pueden ser aparentes seguidores de Cristo: pero han perdido de vista a su Guía. 987 Pueden decir: "Señor, Señor"; pueden señalar a los enfermos que han curado y otras obras maravillosas, y pretender que tienen más del Espíritu y poder de Dios que el que es manifestado por los que guardan su ley; pero sus obras son hechas bajo la supervisión del enemigo de la justicia, cuyo propósito es engañar a las almas, y tienen el propósito de apartar de la obediencia, la verdad y el deber. En el futuro cercano habrá aún más marcadas manifestaciones de este poder que obra milagros, pues de él se dice: "Hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres" (ST 26-2- 1885).
14. Preparando la imagen de la bestia.-
Ya están en marcha preparativos y hay movimientos en acción que resultarán en hacer una imagen de la bestia. Se producirán acontecimientos en la historia de la tierra que cumplirán las predicciones de la profecía para estos últimos días (RH 23-4-1889).
14-17. (cap. 14: 9-12). Probados por la imagen.-
El Señor me ha mostrado claramente que la imagen de la bestia será formada antes que termine el tiempo de gracia, porque constituirá la gran prueba para el pueblo de Dios por medio de la cual se decidirá el destino de cada uno... [Se cita Apoc. 13: 11-17]...
Esta es la prueba que deberán enfrentar los hijos de Dios antes de ser sellados. Todos los que demuestren su lealtad a Dios observando su ley y negándose a aceptar un día de reposo falso, se alistarán bajo la bandera del Señor Dios Jehová y recibirán el sello del Dios viviente. Los que renuncien a la verdad de origen celestial y acepten el domingo como día de reposo, recibirán la marca de la bestia (Carta 11, 1890).
Apostasía y ruina nacional.-
Cuando las iglesias protestantes se unan con el poder secular para sostener una falsa religión, por oponerse a la cual sus antepasados sufrieron la persecución más dura; cuando el Estado haga uso de su poder para poner en vigor los decretos y sostener las instituciones de la iglesia, entonces la protestante Norteamérica habrá formado una imagen del papado y habrá una apostasía nacional que sólo concluirá en la ruina nacional (ST 22-3-1910).
La marca de la apostasía y la paciencia de Dios.-
Hay muchos que jamás han tenido la luz; son engañados por sus maestros y no han recibido la marca de la bestia. El Señor está trabajando con ellos; no los ha abandonado a sus propios caminos. Hasta que no estén convencidos de la verdad y pisoteen la evidencia que se da para alumbrarlos, no retirará el Señor su gracia de ellos (Carta 7, 1895).
15-17. (ver EGW com. 2 Tes. 2: 3-4). Perfeccionando el plan de Satanás.-
Cuando la legislatura prepare leyes que ensalcen el primer día de la semana y lo coloquen en el lugar del séptimo día, [entonces] el artificio de Satanás estará perfeccionado (RH 15-4-1890).
16-17 (Dan. 3: 1-18; ver EGW com. 1 Juan 2: 18). Se repetirá la historia.-
Se repetirá la historia. Será ensalzada la falsa religión. El primer día de la semana, un día común de trabajo que no tiene ninguna santidad, será erigido como la imagen de Babilonia. Se ordenará a todas las naciones y lenguas y pueblos que rindan culto al falso día de reposo. El plan de Satanás es que no se tome en cuenta el día instituido por Dios y que fue dado al mundo como un recordativo de la creación.
El decreto que ordena el culto de este día [el domingo] deberá ser promulgado en todo el mundo. El poder civil está hablando en varios lugares con la voz de un dragón, así como el rey pagano habló a los cautivos hebreos.
Pruebas y persecuciones sobrevendrán a todos los que obedezcan la Palabra de Dios y se nieguen a rendir culto a este falso día de reposo. La fuerza es el último recurso de toda religión falsa. Al principio emplea la atracción, así como el rey de Babilonia probó el poder de la música y la ostentación externa. Si esos atractivos, inventados por hombres inspirados por Satanás, no hacían que los hombres adoraran la imagen, las devoradoras llamas del horno estaban listas para consumirlos. Así será ahora [pronto]. El papado ha ejercido su poder para obligar a los hombres a que le obedezcan, y continuará haciéndolo. Necesitamos el mismo espíritu que fue manifestado por los siervos de Dios en el conflicto con el paganismo (ST 6-5-1897).
(Cap. 14: 9-12.) Los hombres en autoridad escucharán.-
Dios creará un estado de cosas que permitirá que la gente buena y quienes estén en autoridad tengan la oportunidad de saber con certeza qué es la verdad. Y debido a que un pueblo no doblará la rodilla ante la 988 imagen y no recibirá la marca de la bestia en la mano o en la frente, sino que se mantendrá de parte de la verdad porque es la verdad, habrá opresión y se tratará de obligar la conciencia; pero los que han conocido la verdad temerán rendirse a los poderes de las tinieblas. Dios tiene un pueblo que no recibirá la marca de la bestia en su mano derecha ni en su frente...
No se ha producido un movimiento para ensalzar el día de reposo espurio, para impulsar la observancia del domingo por medio de una legislación; sin embargo, Satanás lo ha estado procurando y ha sido el principal propulsor. Pero la conciencia no debe ser forzada ni siquiera para observar el genuino dia de reposo, pues Dios sólo acepta un servicio voluntario (RH 15-4- 1890).
La ley de Dios es invalidada.-
Vendrá un tiempo cuando la ley de Dios será invalidada en un sentido especial en nuestro país [Estados Unidos]. Los gobernantes de nuestra nación promulgarán leyes y pondrán en vigor la ley dominical, y de ese modo el pueblo de Dios será puesto en gran peligro. Cuando nuestra nación promulgue leyes en sus concilios legislativos para presionar la conciencia de los hombres en cuanto a sus privilegios [derechos] religiosos, forzando la observancia del domingo y usando un poder opresivo contra los que guardan el dia de reposo del séptimo dia, la ley de Dios será sin duda invalidada en nuestro país; y a la apostasía nacional seguirá la ruina de la nación (RH 18-12- 1888).
Desprecio por el gran Legislador.-
Los pecados del mundo llegarán hasta el cielo cuando la ley de Dios sea invalidada; cuando el día de reposo del Señor sea hollado en el polvo y los hombres sean obligados a aceptar en su lugar una institución del papado por medio de la imposición de la ley del país. Al ensalzar una institución de hombres por encima de la institución ordenada por Dios, demuestran desprecio por el gran Legislador y rechazan su señal o sello (RH 5-11-1889).
Preparados para injusticias.-
Así como Cristo fue odiado sin causa, también será odiado su pueblo por ser obediente a los mandamientos de Dios. Si Aquel que fue puro, santo e inmaculado, que hizo bienes y sólo bienes en nuestro mundo, fue tratado como un vil criminal y condenado a muerte, sus discípulos no deben sino esperar un trato similar, no importa cuán impecable sea su vida e intachable su carácter.
Se ensalzarán decretos humanos, leyes hechas por agentes satánicos, con el pretexto de hacer el bien y contener el mal; pero al mismo tiempo los santos mandamientos de Dios serán despreciados y hollados. Y todos los que demuestren su lealtad obedeciendo la ley de Jehová, deben estar preparados para ser arrestados, ser llevados ante concilios que no tienen como su norma la elevada y santa ley de Dios (RH 26-12-1899).
(2 Tes. 2: 3-4.) Viviendo en un período solemne.-
Estamos viviendo en un período solemne de la historia de esta tierra. El gran conflicto está justamente frente a nosotros. Vemos al mundo corrompido bajo sus habitantes. El hombre de pecado ha obrado con maravillosa perseverancia para ensalzar el día de reposo espurio, y el desleal mundo protestante se ha maravillado en pos de la bestia, y a la obediencia al día de reposo instituido por Jehová lo ha llamado deslealtad a las leyes de las naciones. Los reinos se han aliado para sostener la institución de un falso día de reposo que no tiene la autoridad de una sola palabra de los oráculos de Dios (RH 6-2-1900).
(Cap. 7: 2-3.) El asunto del sábado ahora frente a nosotros.-
El tema del sábado será el punto culminante en el gran conflicto final en el que todo el mundo tendrá una parte. Los hombres han honrado los principios de Satanás por encima de los principio que rigen en los cielos; han aceptado el falso día de reposo que Satanás ha ensalzado con la señal de su autoridad; pero Dios ha colocado su sello sobre su ordenanza real. Cada sistema de día de reposo -ya sea el verdadero o el falso- lleva el nombre de su autor, una marca indeleble que demuestra la autoridad de cada uno.
Todos deben hacer ahora la gran decisión de si recibirán la marca de la bestia y de su imagen, o el sello del Dios viviente y verdadero (ST 22-3-1910).
Aún no se ha aplicado la marca de la bestia.-
La observancia del domingo no es aún la marca de la bestia, y no lo será sino hasta que se promulgue el decreto que obligue a los hombres a santificar este falso día de reposo. Llegará el tiempo cuando este día será la prueba; pero aún no ha venido (MS 118, 1899).
CAPÍTULO 14
1-3.
Ver EGW com. Apoc. 7: 2-3. 989
1-4. (cap. 7: 2-4; Eze. 9: 4; ver EGW com. Efe. 4:30). Una marca del carácter.-
[Se cita Apoc. 14: 1-4.] Este pasaje presenta el carácter del pueblo de Dios para estos últimos días (MS 139, 1903).
(Vers. 9-12; ver EGW com. cap. 16: 13-16.) El sello del cielo.-
Juan vio un Cordero sobre el monte de Sión, y con él 144.000 que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes. Llevaban el sello del cielo. Reflejaban la imagen de Dios. Estaban llenos de la luz y de la gloria del que es Santo. Si queremos tener la imagen y la inscripción de Dios en nosotros, debemos apartarnos de toda iniquidad. Debemos abandonar cada mala práctica, y entonces colocar nuestro caso en las manos de Cristo. Mientras estemos ocupados en nuestra salvación con temor y temblor, Dios producirá en nosotros así el querer como el hacer por su buena voluntad (RH 19-3-1889).
Cristo formado en lo interior.-
[Se cita Apoc. 14: 1-3.] ¿Por qué fueron elegidos de un modo tan especial? Porque estuvieron de parte de una verdad admirable delante de todo el mundo y frente a su oposición, y que eran hijos e hijas de Dios que debían tener a Cristo, la esperanza de gloria, formado en su interior (MS 13, 1888).
Los intereses eternos son supremos.-
Los que tienen en sus frentes el sello del Dios infinito, considerarán el mundo y sus atractivos como subordinados a los intereses eternos (RH 13-7-1897).
(2 Tim. 2: 14-16; ver EGW com. Apoc. 7: 4-17.) La identidad de los 144.000 no se ha revelado.-
Cristo dice que habrá en la iglesia quienes presentarán fábulas y suposiciones, cuando Dios ha dado grandes, elevadoras, ennoblecedoras verdades, que siempre debieran ser guardadas en el depósito de la mente. Cuando los hombres que acepten esta teoría y aquella, cuando tengan curiosidad por saber algo que no les es necesario conocer, no están siendo guiados por Dios. No es el plan divino que sus hijos presenten algo que no sea más que suposiciones, algo que no está enseñado en la Palabra. No es la voluntad de Dios que entren en disputas por cuestiones que no los ayudarán espiritualmente, como ¿quiénes formarán parte del grupo de los 144.000? Esto lo sabrán dentro de poco, sin sombra de duda, los elegidos de Dios.
Mis hermanos y hermanas, apreciad y estudiad las verdades que Dios ha dado para vosotros y vuestros hijos. No paséis vuestro tiempo procurando saber lo que no es de ayuda espiritual. "¿Qué haré para heredar la vida eterna?" Esta es la pregunta fundamental, y ha sido contestada claramente. "¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?" (MS 26, 1901).
4. (1 Ped. 2: 21; 1 Juan 2: 6). El pueblo de Dios sigue ahora al Cordero.-
El Señor tiene un pueblo sobre la tierra que sigue al Cordero por dondequiera que va. Tiene a sus miles que no se han arrodillado delante de Baal. Los tales estarán con él sobre el monte de Sión. Pero deben estar en esta tierra ceñidos con toda la armadura, listos para emprender la obra de salvar a aquellos que están a punto de perecer. Ángeles celestiales dirigen esta búsqueda, y a todos los que creen la verdad presente se les pide que sean activos espiritualmente para que puedan unirse con los ángeles en su obra.
Para seguir a Cristo no necesitamos esperar hasta que seamos trasladados. El pueblo de Dios puede hacer eso en esta tierra. Sólo, podremos seguir al Cordero de Dios en los atrios celestiales, si lo seguimos aquí. Que lo sigamos en el cielo depende de que guardemos ahora sus mandamientos. No debemos seguir a Cristo esporádica o caprichosamente, sólo cuando nos conviene.
Nuestra elección debe ser la de seguir a Cristo. Debemos seguir su ejemplo en la vida diaria, así como un rebaño confiadamente sigue a su pastor. Debemos seguirlo sufriendo por su causa y diciendo a cada paso: "Aunque él me matare, en él esperaré". La forma en que él vivió debe ser el modelo de nuestra vida. Y al procurar así ser semejantes a él y al poner nuestra voluntad en conformidad con la suya, lo revelaremos a él (RH 12-4-1898).
5.
Ver EGW com. 2 Tes. 2: 7-12.
6-12. (ver EGW com. cap. 10: 1-11; 1 Juan 2: 18). Pronto se entenderá.-
El capítulo catorce del Apocalipsis es del más profundo interés. Pronto será comprendido en todos sus alcances, y los mensajes dados a Juan el revelador serán repetidos con claridad (RH 13-10-1904).
Identificación de los tres ángeles.-
Cristo viene por segunda vez con poder para salvación. Ha enviado los mensajes de los ángeles primero, segundo y tercero para preparar a los seres humanos para dicho acontecimiento. Estos ángeles representan a los que reciben 990 la verdad y presentan el Evangelio al mundo con poder (Carta 79, 1900).
(Cap. 18: 1-5.) Un grupo leal.-
Las iglesias se han convertido en lo que se describe en el capítulo dieciocho del Apocalipsis. ¿Por qué se dan los mensajes de Apocalipsis catorce? Porque se han corrompido los principios de las iglesias... [Se cita Apoc. 14: 6-10.]
Aparentemente todo el mundo es culpable de recibir la marca de la bestia. Pero el profeta ve un grupo de los que no adoran a la bestia, y que no han recibido su marca en sus frentes ni en sus manos. "Aquí está la paciencia de los santos -declara-, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús" (MS 92, 1904).
Aceptan la verdad en grandes cantidades.-
El tiempo de los castigos destructores de Dios es [será] el tiempo de misericordia para los que no tienen oportunidad de saber qué es la verdad. El Señor los contemplará con ternura. Su corazón se conmueve de misericordia. Su mano aún se extiende para salvar, entretanto que se cierra la puerta para los que no querían entrar. En estos últimos días serán admitidos [en la iglesia] grandes cantidades de personas, quienes oyen la verdad por primera vez (RH 5-7-1906).
7. Dando gloria a Dios.-
Dar gloria a Dios es revelar su carácter en el nuestro, y de esta manera hacerlo conocer. Y glorificamos a Dios en cualquier forma en que hagamos conocer al Padre o al Hijo (MS 16, 1890).
8. (Dan. 7: 25; 2 Tes. 2: 3-4; ver EGW com. Apoc. 18: 1-5). El mundo ebrio con el vino de Babilonia.-
Dios acusa a Babilonia "porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación". Esto significa que ha menospreciado el único mandamiento que señala al verdadero Dios, y ha derribado el sábado, recordativo de la creación de Dios.
Dios hizo el mundo en seis días y descansó en el séptimo. Así santificó ese día y lo puso aparte de todos los otros como santo para él, para ser observado por su pueblo a través de todas sus generaciones.
Pero el hombre de pecado, ensalzándose por encima de Dios sentándose en el templo de Dios y haciéndose pasar por Dios, pensó en cambiar tiempos y leyes. Este poder, pensando demostrar que no sólo era igual a Dios, sino superior a Dios, cambió el día de reposo colocando el primer día de la semana donde debiera estar el séptimo. El mundo protestante ha tomado a este hijo del papado para que se lo considere como sagrado. En la Palabra de Dios esto es llamado la fornicación de la mujer.
Dios tiene un conflicto con las iglesias actuales. Ellas están cumpliendo la profecía de Juan: "Todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación". Se han divorciado de Dios al negarse a recibir el sello divino. No tienen el espíritu del pueblo leal que guarda los mandamientos de Dios. Y las gentes del mundo, al dar su sanción a un falso día de reposo y hollar bajo sus pies el día de reposo del Señor, han bebido del vino del furor de su fornicación (Carta 98, 1900).
9-12. (cap. 13: 11-17; ver EGW com. cap. 12: 17; 18:1; Isa. 58: 12-14). El verdadero tema de discusión en el conflicto final.-
[Se cita Apoc. 14: 9- 10.] Es importante que todos comprendan qué es la marca de la bestia y cómo pueden escapar de las temibles amenazas de Dios. ¿Por qué no se interesan los hombres en conocer qué constituye la marca de la bestia y su imagen? Contrasta directamente con la señal de Dios. [Se cita Exo. 31: 12-17.]
La cuestión del día de reposo será el tema de disputa en el gran conflicto en que todo el mundo tendrá una parte. [Se cita Apoc. 13:4-8, 10.] Todo el capítulo es una revelación de lo que con seguridad habrá de suceder [se cita Apoc. 13: 11, 15-17] (MS 88, 1897).
¿Qué es la marca de la bestia?-
Juan fue llamado para que contemplara a un pueblo distinto de los que adoran a la bestia y a su imagen observando el primer día de la semana. La observancia de ese día es la marca de la bestia (Carta 31, 1898).
(Cap. 13: 16-17.) Amonestación contra la marca de la bestia.-
El mensaje del tercer ángel se ha enviado al mundo para advertir a los hombres contra la recepción de la marca de la bestia o de su imagen en sus frentes o en sus manos. Recibir esta marca significa adoptar la misma decisión de la bestia y apoyar sus mismas ideas, en oposición directa a la Palabra de Dios. De todos los que reciban esta marca, Dios dice: "El también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero"...
Si la luz de la verdad ha sido presentada a 991 vosotros, revelando el día de reposo del cuarto mandamiento y mostrando que en la Palabra de Dios no hay ningún fundamento para la observancia del domingo, y sin embargo os aferráis al falso día de reposo negándoos a santificar el día de reposo que Dios llama "mi día santo", recibís la marca de la bestia. ¿Cuándo ocurre, esto? Cuando obedecéis el decreto que os ordena dejar de trabajar en domingo y adorar a Dios, sabiendo que no hay en la Biblia una sola palabra que muestre que el domingo sea algo más que un día común de trabajo, consentís en recibir la marca de la bestia y rechazáis el sello de Dios.
Si recibimos esta marca en nuestra frente o en nuestra mano, los juicios pronunciados contra los desobedientes caerán sobre nosotros. El sello del Dios viviente se coloca sobre aquellos que con plena conciencia guardan el día de reposo de Jehová (R3-7-1897).
Un asunto de vida o muerte.
Este mensaje abarca los dos mensajes precedentes, se lo presenta como si fuera pronunciado a gran voz, es decir, con el poder del Espíritu Santo. Ahora están en juego todas las cosas. Debe darse la mayor importancia al mensaje del tercer ángel. Es un asunto de vida o muerte. La impresión que produzca este mensaje será proporcional con el fervor y la solemnidad con los cuales sea proclamado (MS 165, 1900).
(Vers. 1- 4.) No es una marca visible.-
En la disputa del gran conflicto se forman dos bandos: los que "adoran a la bestia y a su imagen", y reciben su marca; y los que reciben fiel sello del Dios vivo", que tienen "el nombre... de su Padre escrito en la frente". Esta no es una marca visible (ST- 1-11- 1899).
(Cap. 18: 1-8; 2 Tes. 2: 7-12.) Protección contra el misterio de iniquidad.-
El mensaje del tercer ángel aumenta en importancia a medida que nos acercamos a la terminación de la historia de esta tierra...
Dios me ha presentado los peligros que están amenazando a los que han recibido la sagrada tarea de proclamar el mensaje del tercer ángel. Ellos deben recordar que este mensaje tiene el mayor significado para todo el mundo. Necesitan escudriñar diligentemente las Escrituras para que aprendan a estar en guardia contra el misterio de iniquidad, que desempeñará una parte tan destacada en las escenas finales de la historia de esta tierra.
Los poderes del mundo harán cada vez más ostentaciones superficiales. Dios presentó a Juan bajo diferentes símbolos el carácter impío y la influencia seductora de aquellos que se han distinguido como perseguidores del pueblo del Señor. El capítulo dieciocho del Apocalipsis habla de la Babilonia simbólica, que ha caído de su elevada condición para convertirse en un poder perseguidor. Los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús son el objeto de la ira de este poder [se cita Apoc. 18: 1-8] (MS 135, 1902).
El tiempo de prueba aclara el tema en disputa.
La obra del Espíritu Santo es convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio. El mundo sólo puede ser amonestado cuando vea que aquellos que creen la verdad son santificados por la verdad, cuando vea que practican principios santos y elevados, que demuestran con altura la línea de demarcación entre los que guardan los mandamientos de Dios y los que los pisotean. La santificación del Espíritu destaca la diferencia entre aquellos que tienen el sello de Dios y los que guardan un día falso de reposo.
Cuando llegue la prueba se manifestará claramente qué es la marca de la bestia: es la observancia del domingo. Aquellos que después de haber oído la verdad siguen considerando como santo ese día, llevan la rúbrica del hombre de pecado que piensa cambiar los tiempos y la ley (Carta 12, 1900).
El último acto del drama.-
El reemplazo de lo verdadero por lo falso es el último acto del drama. Dios se manifestará cuando esta sustitución llegue a ser universal. Cuando las leyes de los hombres sean exaltadas por sobre las leyes de Dios, cuando las potencias de esta tierra traten de obligar a los hombres a guardar el primer día de la semana, sabed que ha llegado el tiempo para que Dios actúe. Se levantará en su majestad y sacudirá terriblemente la tierra. Saldrá de su morada para castigar a los habitantes del mundo por su iniquidad (RH 23-4-1901).
(Vers. 1-4; cap. 7: 2-3; 13: 13, 16; Exo. 31: 13-17; 2 Tes. 2: 3-4.) La marca de distinción.-
Nos estamos acercando a la terminación de la historia de esta tierra. Satanás está haciendo esfuerzos desesperados para hacerse a sí mismo dios, para hablar y actuar como Dios, para aparecer como quien tiene derecho a dominar las conciencias de los hombres. Se esfuerza con todo su poder para colocar una institución humana en el lugar 992 del santo día de reposo de Dios. Los hombres, bajo la jurisdicción del hombre de pecado, han ensalzado una norma falsa en completa oposición con el decreto de Dios. Cada día de reposo que ha sido instituido lleva el nombre de su autor, una marca indeleble que muestra la autoridad de cada uno. El primer día de la semana no tiene ni un ápice de santidad; es producto del hombre de pecado, quien se esfuerza en esta forma para contrarrestar los propósitos de Dios.
Dios ha establecido el séptimo día como su día de reposo. [Se cita Exo. 31:13, 17, 16.]
De ese modo se traza la distinción entre los leales y los desleales. Los que desean tener el sello de Dios en su frente deben guardar el día de reposo del cuarto mandamiento. Así se distinguen de los desleales que han aceptado una institución establecida por el hombre en lugar del verdadero día de reposo. La observancia del verdadero día de reposo de Dios es una marca de distinción entre el que sirve a Dios y el que no le sirve (RH 23-4-190l).
10.
Ver EGW com. Gén. 6:17; Mat. 27:21- 22, 29.
12. El pueblo que tiene el nombre de Dios.-
¿Quiénes son éstos? El pueblo que tiene el nombre de Dios; los que en esta tierra han dado testimonio de su lealtad. ¿Quiénes son? Los que han guardado los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesucristo; los que han tenido al Crucificado como su Salvador (MS 132, 1903).
(Exo. 31:13-17.) ¿Cuál es la señal de Dios?-
La señal de obediencia es la observancia del día de reposo del cuarto mandamiento. Si los hombres guardan el cuarto mandamiento, guardarán todo el resto (Carta 31, 1898).
(Cap. 7:2-3; Eze. 9:4.) La marca del santo día de reposo.-
Habrá una marca colocada sobre el pueblo de Dios, y esa marca es la observancia de su santo día de reposo (HS 217).
¿Leales a quién?-
Dios ha declarado que significa mucho descartar la Palabra del Dios vivo y aceptar las afirmaciones de aquellos que procuran cambiar tiempos y leyes. [Se cita Exo. 31:12-17]
Los que a pesar de estas especificaciones se nieguen a arrepentirse de sus transgresiones, se darán cuenta de los resultados de su desobediencia. Al observar el día de reposo necesitamos preguntarnos individualmente: ¿he hecho derivar mi fe de las Escrituras, o de un falso representante de la verdad? Cada alma que se liga con el pacto divino y eterno, hecho y presentado a nosotros como una señal y marca del gobierno de Dios, se liga a la cadena áurea de la obediencia, cada uno de cuyos eslabones es una promesa. Demuestra que considera la Palabra de Dios por encima de la palabra de un hombre. El amor de Dios es preferible al amor del hombre. Y los que se arrepienten de su transgresión y retornan a su lealtad aceptando la marca de Dios, demuestran ser súbditos leales, dispuestos a cumplir la voluntad divina, a obedecer los mandamientos de Dios. La verdadera observancia del día de reposo es la señal de lealtad a Dios (MS 63, 1899).
La fidelidad crece con la emergencia.-
Juan contempla otra escena en Apocalipsis 14. Ve a un pueblo cuya fidelidad y lealtad a las leyes del reino de Dios crece con la emergencia. La forma en que se desprecia la ley de Dios sólo hace que revelen más decididamente amor por esa ley, amor que aumenta con el desprecio que se le manifiesta [a ella] (MS 163, 1897).
(Sal. 119:126-127; Mal. 3:18.) ¡Es tiempo de luchar!-
Que nadie se rinda a la tentación ni sea menos ferviente en su adhesión a la ley de Dios debido al desprecio en que se la tiene, pues eso precisamente debe hacernos orar de todo corazón y con toda el alma y voz: "Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley". Por lo tanto, debido al menosprecio universal no me convertiré en traidor, pues Dios será sumamente honrado y glorificado debido a mi lealtad.
¡De ningún modo! ¿Disminuirán su consagración los adventistas del séptimo día cuando toda su capacidad y todas sus facultades debieran colocarse al lado del Señor; cuando un firme testimonio, noble y elevador, debiera proceder de sus labios? "Por eso, he amado tus mandamiento más que el oro, y más que oro muy puro".
Cuando la ley de Dios sea más ridiculizada y menospreciada, entonces es tiempo de que cada verdadero seguidor de Cristo, aquellos que han entregado su corazón a Dios y que están determinados a obedecer a Dios, se mantengan con firmeza de parte de la fe que una vez fue dada a los santos. "Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve". Es tiempo de luchar cuando se necesita más que nunca 993 de los paladines (RH 8-6-1897).
13 (2 Tim 4: 7:8).Dios honra a los ancianos fieles.-
Viven en nuestra tierra quienes han pasado de los noventa años de edad. En su debilidad se ve el resultado natural de la vejez; pero creen en Dios, y Dios los ama. El sello de Dios está sobre ellos, y estarán en el número de quienes ha dicho el Señor: "Bienaventurados... los muertos que mueren en el Señor". Con Pablo pueden decir: "He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida". Hay muchos cuyas cabezas encanecidas Dios honra, porque han peleado la buena batalla y guardado la fe (Carta 207, 1899).
CAPÍTULO 15
2-3 (Exo. 15:1-19; Deut. 31:30 a 32:44; Isa. 26:2). El himno final de victoria.-
¡Qué canto será aquel cuando los rescatados del Señor se encuentren en las puertas de la Santa Ciudad, que girarán sobre sus resplandecientes goznes, y las gentes que hayan guardado su Palabra -sus mandamientos- entrarán en la ciudad, cuando la corona del vencedor sea colocada sobre la cabeza de cada uno y sean puestas arpas de oro en sus manos! Todo el cielo resonará con preciosa música y cantos de alabanza al Cordero. ¡Salvados, eternamente salvados en el reino de la gloria! Tener una vida que se mide con la vida de Dios: esa es la recompensa (MS 92, 1908).
CAPÍTULO 16
1-21 (cap. 6:13-17; Sal. 46:1- 3; Mat. 24:7). Juan presenció los terrores de los últimos días.-
Juan... fue testigo de las terribles escenas que acontecerán como señales de la venida de Cristo. Vio ejércitos que se reunían para la batalla y el corazón de los hombres desfalleciendo de temor. Vio la tierra sacudida de su lugar, las montañas trasladadas al medio del mar, sus olas rugiendo y agitadas, y las montañas sacudidas por la turbulencia del mar. Vio cuando se abrían las copas de la ira de Dios, y la peste, el hambre y la muerte que sobrevenían a los habitantes de la tierra (RH 11-1-1887).
13-16 (cap. 13:13-14; 17:13-14; 19:11-16; ver EGW com. cap. 7:1-3). Pronto se peleará la batalla del Armagedón.-
En nuestro mundo hay sólo dos bandos: los que son leales a Dios y los que están bajo la bandera del príncipe de las tinieblas. Satanás y sus ángeles descenderán con poder y señales y falsos prodigios para engañar a los que moran en la tierra y, de ser posible, a los mismos escogidos. La crisis está muy cerca de nosotros. ¿Deben paralizarse las energías de los que tienen un conocimiento de la verdad? La influencia de los poderes del engaño, ¿es tan abarcante que supera la influencia de la verdad?
Pronto se peleará la batalla del Armagedón. Aquel sobre cuya vestidura está escrito el nombre "Rey de reyes y Señor de señores", conduce a las huestes celestiales montadas en caballos blancos, vestidos de lino fino, limpio y blanco (MS 172, 1899).
Toda forma de mal se lanza[rá] a una intensa actividad. Malos ángeles unen su poder con hombres impíos, y como han estado en conflicto constante y son experimentados en las mejores artes de engañar y de combatir, y como se han fortalecido durante siglos, no se rendirán en el último conflicto sin una lucha desesperada. Todo el mundo estará de un lado o del otro. La batalla del Armagedón se peleará y ese día no debe hallar a ninguno de nosotros durmiendo. Debemos estar bien despiertos, como vírgenes prudentes que tenemos aceite en nuestras vasijas con nuestras lámparas...
El poder del Espíritu Santo debe estar sobre nosotros, y el Capitán de la hueste del Señor estará a la cabeza de los ángeles del cielo para dirigir la batalla. Aún ocurrirán sucesos solemnes. Una trompeta tras otra resonará, copa tras copa se derramará sobre los habitantes de la tierra. Escenas asombrosas están por sobrevenir sobre nosotros (Carta 112, 1890).
14-16 (Efe. 6:12; ver EGW com. Apoc. 5: 11). Dos poderes antagónicos.-
Dos grandes poderes antagónicos se revelan en la última gran batalla. En un lado está el Creador del cielo y de la tierra; todos los que están a su lado llevan su sello; son obedientes a sus mandamientos. Al otro lado está el príncipe de las tinieblas con los que han preferido la apostasía y la rebelión (RH 7-5-1901).
(Cap. 12:12.) Satanás reúne sus fuerzas para la última batalla.-
Este es un tiempo solemne y terrible para la iglesia. Los ángeles 994 ya están ceñidos, esperando el mundo. Los ángeles destructores están por emprender la obra de la venganza, porque el Espíritu de Dios se está retirando gradualmente del mundo. Satanás también está preparando sus fuerzas del mal, saliendo "a los reyes de la tierra en todo el mundo" para reunirlos bajo su bandera y prepararlos para "la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso". Satanás hará enormes esfuerzos para obtener el dominio en el último gran conflicto. Se sacarán a la luz principios fundamentales, y habrá que tomar decisiones con respecto a ellos. El escepticismo está prevaleciendo por todas partes la impiedad abunda. La fe de los miembros de la iglesia será probada en forma individual, como si no hubiera otra persona en el mundo (MS la 1890).
14-17 (cap. 18: 1). Los ejércitos de Dios entra en batalla.-
Necesitamos estudiar el derramamiento de la séptima copa. Los poderes del mal no abandonarán el conflicto sin luchar; pero la Providencia tiene una parte que desempeñar en la batalla del Armagedón. Cuando la tierra esté alumbrada con la gloria del ángel de Apocalipsis 18, los elementos religiosos, buenos y malos, despertarán del sueño y los ejércitos del Dios viviente irán a la batalla (MS 175, 1899).
CAPÍTULO 17
1- 5 (cap. 13:11-17; 18:1- 5; 2 Tes. 2:7-12). Engañador de todas las naciones.-
En el capítulo 17 del Apocalipsis se predice la destrucción de todas las iglesias que se corrompen mediante la devoción idólatra al servicio del papado, las cuales beben del vino de la ira de su fornicación. [Se cita Apoc. 17:1-4.]
Así se representa al poder papal, que con todo engaño de iniquidad por medio de una atracción superficial y un despliegue fastuoso engaña a las naciones, prometiéndoles -como Satanás a nuestros primeros padres- todo bien a los que reciban su marca y todo daño a los que se oponen a sus falacias. El poder que tiene la más profunda corrupción interior hará el mayor despliegue, y se vestirá con las más esmeradas señales de poder. La Biblia dice claramente que esto cubre una maldad corrompida y engañadora. "Y en su frente un nombre escrito, un misterio:
BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA".
¿Qué entidad le entrega su reino a este poder? El Protestantismo, un poder que mientras tras afirma que tiene el carácter y el espíritu de un cordero y está aliado con el cielo, habla con la voz de un dragón. Está movido por un poder que procede de abajo (Carta 232, 1899).
13-14 (cap. 13:11-17; 16:13-16). Una alianza de las fuerzas de Satanás.-
[Se cita Apoc. 17:13-14.1 "Estos tienen un mismo propósito". Habrá un vínculo universal de unión, una gran armonía, una alianza de las fuerzas de Satanás. "Y entregarán su poder y su autoridad a la bestia". Así se manifiesta el mismo poder arbitrario y opresivo contra la libertad religiosa, la libertad de adorar a Dios conforme a los dictados de la conciencia, como lo hizo antes el papado, cuando persiguió a los que se atrevían a no conformarse con los ritos y las ceremonias religiosas del romanismo.
En la lucha que se librará en los últimos días estarán unidos, en oposición al pueblo de Dios, todos los poderes corruptos que se han apartado de la lealtad a la ley de Jehová. En esta lucha, el día de reposo del cuarto mandamiento será el gran punto en disputa, pues en el mandamiento del día de reposo se identifica el gran Legislador como el Creador de los cielos y de la tierra (MS 24, 189l).
14. Cristo glorificado en la última crisis.-
Así como Cristo fue glorificado en el día de Pentecostés, será glorificado otra vez en la obra final del Evangelio, cuando prepare a un pueblo para que resista la prueba final en el último conflicto de la gran controversia (RH 29-11-1892).
CAPÍTULO 18
1 (cap. 14:9-12; Hab. 2:14; ver EGW com. Hech. 2:1-4). El ángel de Apocalipsis 18.-
Las profecías del capítulo 18 de Apocalipsis pronto se cumplirán. Durante la proclamación del mensaje del tercer ángel, "otro ángel" ha de "descender del cielo con gran poder" y la tierra será "alumbrada con su gloria". El Espíritu del Señor bendecirá tan abundantemente a los seres humanos consagrados, que hombres, mujeres y niños abrirán sus labios en alabanza y acción de gracias, llenando la tierra del conocimiento de Dios y de su gloria inigualable, como 995 las aguas cubren el mar.
Los que han mantenido el principio de su confianza firme hasta el fin, estarán bien despiertos durante el tiempo cuando se proclame el mensaje del tercer ángel con gran poder (RH 13-10-1904).
(2 Tim. 2:14-16; ver EGW com. cap. 16:14-17.) El mensaje prepara para la traslación.-
Entre los clamores de confusión: "¡Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está", se dará un testimonio especial, un mensaje especial de verdad apropiada para este tiempo. Ese mensaje debe ser recibido, creído, y se debe actuar conforme a él. Lo que es eficaz es la verdad, y no las ideas fantásticas. La verdad eterna de la Palabra se presentará libre de todos los errores engañosos y de interpretaciones espirituales, libre de toda descripción fantásticamente trazada y seductora. La atención de los hijos de Dios será acosada con falsedades; pero la verdad debe permanecer cubierta con su atavío hermoso y puro. La palabra en su influencia santa y elevadora, no debe ser degradada a un nivel con los asuntos comunes y ordinarios. Debe permanecer siempre no contaminada con las falacias con que Satanás procura engañar, de ser posible, aun a los escogidos.
La proclamación del Evangelio es el único medio por el cual Dios puede emplear a los seres humanos como instrumentos suyos para la salvación de las almas. A medida que hombres, mujeres y niños proclamen el Evangelio, el Señor abrirá los ojos de los ciegos para que vean sus estatutos, y escribirá su ley en el corazón de aquellos que verdaderamente se arrepientan. El Espíritu de Dios que da poder trabajando por medio de los seres humanos, induce a los creyentes a tener un solo pensamiento, una sola alma, a unirse en el amor de Dios y en la observancia de sus mandamientos, a prepararse aquí en la tierra para la traslación (RH 13-10-1904).
(Jer. 30:7; Ose. 6:3; Joel 2:23; Zac. 10: 1; Efe. 4.13, 15.) El refrigerio de la lluvia tardía.-
Al acercarse los miembros del cuerpo de Cristo al período de su último conflicto, "el tiempo de angustia de Jacob", crecerán en Cristo y participarán abundantemente de su Espíritu. Cuando sea proclamado el tercer mensaje, crece[rá] hasta convertirse en un fuerte clamor, y a medida que la obra final sea acompañada por gran poder y gloria, los fieles hijos de Dios participarán de esa gloria. La lluvia tardía es la que los revive y fortalece para que puedan pasar por el tiempo de angustia. Sus rostros brillarán con la gloria de la luz que acompaña al tercer ángel (RH 27-5-1862).
(Isa. 61:11.) No se debe esperar la lluvia tardía.-
No debemos esperar la lluvia tardía. Está descendiendo sobre todos los que reconozcan el rocío y las lluvias de gracia que caen sobre nosotros y los aprovechen. Cuando recojamos los fragmentos de luz, cuando apreciemos las firmes misericordias de Dios, quien anhela que confiemos en él, entonces se cumplirá cada promesa. [Se cita Isa. 61:11.] Toda la tierra será llenada con la gloria de Dios (Carta 151, 1897).
Revelación de la justicia de Cristo.-
El tiempo de prueba es inminente, porque el fuerte clamor del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados. Este es el comienzo de la luz del ángel cuya gloria llenará toda la tierra (RH 22-11-1892).
No hay un tiempo específico para el derramamiento.-
No tengo un tiempo específico del cual hablar sobre cuando suceda [sucederá] el derramamiento del Espíritu Santo, cuando el ángel poderoso descienda del cielo y se una con el tercer ángel en la terminación de la obra para este mundo. Mi mensaje es que nuestra única seguridad radica en estar listos para el refrigerio celestial, teniendo nuestras lámparas preparadas y ardiendo (RH 29-3-1892).
1-5 (cap. 13:11-17; 14:6-12; Dan. 7:25; 2 Tes. 2:3-4; ver EGW com. Apoc. 6:9; 17:1- 5). Se pondrá en acción todo poder maligno.-
Así como Dios llamó a los hijos de Israel a salir de Egipto para que pudieran guardar su día de reposo, así también llama a su pueblo a salir de Babilonia para que no adore a la bestia o a su imagen. El hombre de pecado, que pensó en cambiar los tiempos y la ley, se ha exaltado a sí mismo por encima de Dios, presentando un día de reposo falso al mundo; el mundo cristiano ha aceptado a este hijo del papado, lo ha prohijado y alimentado, desafiando a Dios al quitar su monumento conmemorativo y establecer un día de reposo rival.
Después de que la verdad ha[ya] sido proclamada como testimonio a todas las naciones, todo poder concebible de maldad será puesto en acción y las mentes serán confundidas por las muchas voces que clamen: "Mirad, he aquí el Cristo; mirad, allí está. Esta es 996 la verdad, yo tengo el mensaje de parte de Dios, él me ha enviado con gran luz". Entonces serán quitadas las señalizaciones y habrá un intento de derribar las columnas de nuestra fe. Se hará un esfuerzo más decidido para exaltar el falso día de reposo y menospreciar a Dios mismo suplantando el día que ha bendecido y santificado. Este falso día de reposo será respaldado por una ley opresiva.
Satanás y sus ángeles están bien despiertos e intensamente activos, trabajan con energía y perseverancia mediante agentes humanos para llevar a cabo su propósito de borrar de la mente de los hombres el conocimiento de Dios. Pero mientras Satanás trabaja con sus señales mentirosas, se cumplirá el tiempo predicho en el Apocalipsis, y el poderoso ángel que alumbrará la tierra con su gloria proclamará la caída de Babilonia y llamará a los hijos de Dios a abandonarla (RH 13-12, 1892).
(Cap. 14:8.) Parte de una serie de acontecimientos.-
El mensaje en cuanto a la caída de Babilonia debe ser dado. El pueblo de Dios debe entender lo que se refiere al ángel que iluminará a todo el mundo con su gloria mientras clama poderosamente a gran voz: "Ha caído, ha caído la gran Babilonia". Los solemnes acontecimientos que ahora están sucediendo pertenecen a una serie de sucesos de la cadena de la historia, de los cuales el primer eslabón está conectado con el Edén. Que el pueblo de Dios se prepare para lo que está sobreviniendo a la tierra. El mundo está cautivo por el despilfarro en el uso de los recursos, el egoísmo y las herejías. Los instrumentos satánicos han estado en acción durante siglos. ¿Se rendirán ahora sin luchar? (MS 172, 1899).
(Mat. 15:9; 21:11.12; Juan 2:13-16; ver EGW com. Apoc. 6:9.) Dos llamamientos a las iglesias.-
Se cita Apoc. 18:1-2.1 Este es el mismo mensaje que fue dado por el segundo ángel: caída es Babilonia, "porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación". ¿Qué es ese vino? Sus falsas doctrinas. Ella le ha dado al mundo un falso día de reposo en lugar del sábado del cuarto mandamiento, y ha repetido la mentira que Satanás dijo primero a Eva en el Edén: la inmortalidad natural del alma. Muchos errores de esta clase han sido difundidos ampliamente por ella, "enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres".
Cuando Jesús comenzó su ministerio público, purificó el templo de su sacrílega profanación. Entre los últimos actos de su ministerio estuvo la segunda purificación del templo, y en la última obra para la amonestación del mundo también se hacen dos llamados distintos a las iglesias. El mensaje del segundo ángel es: "Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación". Y en el fuerte clamor del mensaje del tercer ángel se oye una voz del ciclo, que dice: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades" (RH 6-12-1892).
Tres mensajes que deben combinarse.-
Deben combinarse los mensajes de los tres ángeles, dando su triple luz al mundo. Dice Juan en el Apocalipsis: "Vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria". [Se cita Apoc. 18:2-5.1 Esto representa la proclamación del último y triple mensaje de amonestación para el mundo (MS 52, 1900).
1-8 (ver EGW com. cap. 14;9-12). Peligro en las alianzas con el mundo.-
[Se cita Apoc. 18:1-8.1 Este terrible cuadro, trazado por Juan para mostrar cuán completamente se entregarán al mal las potencias de la tierra, debiera mostrar a los que han recibido la verdad cuán peligroso es afiliarse a sociedades secretas o unirse de alguna manera con aquellos que no guardan los mandamientos de Dios (MS 135,1902).
3-7.
Ver EGW com. 1 Juan 2:18.
CAPÍTULO 19
7-9 (Efe. 5:23-25; ver EGW com. cap. 7:9). Dios, el esposo de su iglesia.-
Dios es el esposo de su iglesia. La iglesia es la desposada, la esposa del Cordero. Cada verdadero creyente es una parte del cuerpo de Cristo. Cristo considera la infidelidad demostrada a él por su pueblo como la infidelidad de una esposa para con su esposo. Debemos recordar que somos miembros del cuerpo de Cristo (Carta 39, 1902).
Conducta propia de la desposada de un rey.-
La iglesia es la desposada, la esposa del Cordero. Debe conservarse pura, santificada, santa. Nunca debe complacerse en ninguna necedad, pues es la novia de un Rey; sin embargo, no comprende su excelsa posición. 997 Si lo entendiera, internamente estaría llena de toda gloria (Carta 177, 1901).
(Cap. 3:4; 7:14; 16:15.) Vestiduras limpias.-
La iglesia es la novia de Cristo, y sus miembros deben compartir el yugo con su Guía. Dios nos amonesta para que no manchemos nuestras vestiduras (Carta 1231/2, 1898).
11-16.
Ver EGW com. cap. 16:13-16.
CAPÍTULO 20
5.6. Señales de maldición en la segunda resurrección.-
En la primera resurrección todos surgen dotados de lozanía inmortal; pero en la segunda son visibles en todos las señales de la maldición. Todos surgen de sus tumbas como descendieron a ellas. Los que vivieron antes del diluvio, surgen con su estatura gigantesca, más de dos veces el tamaño de los que ahora viven en la tierra, y bien proporcionados. Las generaciones posteriores al diluvio disminuyeron en estatura (3SG 84-85).
9-10,14 (Gén. 8: 1; 2 Ped. 3:10). La nueva Jerusalén protegida en medio de las llamas.-
Cuando el diluvio de aguas llegó a su altura máxima sobre la tierra, ésta tenía la apariencia de un lago sin orillas. Cuando Dios finalmente purifique la tierra, parecerá un lago de fuego sin orillas. Así como Dios protegió el arca en medio de las conmociones, del diluvio porque en ella había ocho personas justas protegerá a la nueva Jerusalén, donde están todos los fieles de todos los siglos desde el justo Abel hasta el último santo que vivió. Aunque toda la tierra, con excepción, de aquella parte donde descansa la ciudad, estará envuelta en un mar de fuego líquido, sin embargo la ciudad será protegida mediante un milagro del Todopoderoso, como lo fue el arca. Estará a salvo en medio de los elementos devoradores (3SG 87).
12-13 (Dan, 7:9-10; ver EGW com. Exo. 31:18; Mat. 5:21-22, 27.28; 1 Tim. 5:24-25; APoc. 11: 1; 22:14). la ley de Dios vista en una nueva luz.-
cuando comience el juicio y todos sean juzgados por las cosas escritas en los libros, la autoridad de la ley de Dios será considerada en una luz completamente diferente de la que ahora existe en el mundo cristiano. Satanás ha cegado los ojos de ellos y ha confundido su entendimiento, así como confundió y cegó a Adán y a Eva y los indujo a la transgresión. La ley de Jehová es grande así como su autor es grande. En el juicio será reconocida como santa, justa y buena en todos sus requerimientos. Los que quebrantan esa ley, comprenderán que tienen una seria cuenta que arreglar con Dios, pues las exigencias de Dios son decisivas (RH 7-5-1901).
(Rom. 3:19; 7:12; Jud. 15.) Todos los mundos son testigos del juicio.-
Cristo quiere que todos comprendan los acontecimientos de su segunda venida. La escena del juicio tendrá lugar en presencia de todos los mundos, pues en ese juicio será vindicado el gobierno de Dios y su ley se destacará como "santa, justa y buena". Entonces será decidido cada caso y se pronunciará sentencia sobre todos. El pecado no parecerá entonces atractivo, sino que será visto en toda su odiosa magnitud. Todos verán la relación en que se encuentran con Dios y el uno con el otro (RH 20-9-1898).
Profundo escudriñamiento del corazón.-
[Se cita Apoc. 20:12.] Los hombres tendrán entonces un claro y nítido recuerdo de todos sus actos en esta vida. Ni una palabra ni un hecho escapará de su memoria. Ese será un tiempo angustioso. Y si bien es cierto que no debemos lamentarnos por el tiempo de angustia que viene, como seguidores de Cristo examinemos nuestro corazón como con una lámpara encendida para que veamos qué clase de espíritu nos mueve. Para nuestro bien presente y eterno, examinemos nuestras acciones para ver cómo están a la luz de la ley de Dios, pues esa ley es nuestra norma. Cada uno examine su propio corazón (Carta 22, 190 l).
(Sal. 33:13-15; Ecl. 12.13-14; Jer. 17:10; Heb. 4:13; ver EGW com. Sal. 139:1-12.) Cada caso examinado.-
Aunque todas las naciones deben pasar en juicio delante de Dios, sin embargo, él examinará el caso de cada individuo íntima y escrutadoramente como si no hubiera otro ser en la tierra (RH 19-1-1886).
(Mal. 3:16-17; 1 Cor. 3:13.) Los ángeles toman nota de los hechos de los hombres.-
Todo el cielo está interesado en nuestra salvación. Los ángeles de Dios recorren las calles de estas ciudades y toman nota de los hechos de los hombres. Registran en los libros de memoria de Dios las palabras de fe, los actos de amor, la humildad de espíritu; y en aquel día, cuando la obra de cada hombre sea examinada para saber de qué clase es, la obra del humilde seguidor de Cristo soportará 998 la prueba y recibirá la alabanza del cielo (RH 16-9-1890).
Tan exacta como una placa fotográfica.-
Todos nosotros, como seres bendecidos por Dios con la facultad de razonar, con intelecto y juicio, debiéramos reconocer nuestra responsabilidad delante de Dios. La vida que nos ha dado es una sagrada responsabilidad, y ni un solo momento de ella debe ser tomado a la ligera, pues tendremos que encontrarnos de nuevo con él en los registros del juicio. En los libros del cielo nuestras vidas están delineadas tan cuidadosamente como la imagen en la placa del fotógrafo. No sólo somos tenidos por responsables de lo que hemos hecho, sino por aquello que hemos dejado de hacer. Tendremos que dar cuenta de nuestros caracteres no desarrollados, de las oportunidades que no aprovechamos (RH 22-9-1891).
Nuestros caracteres representados en libros.-
En los libros del cielo se registran con exactitud las burlas y las observaciones triviales de los pecadores que no prestan atención a las invitaciones de la misericordia que se les hacen, cuando Cristo les es presentado por sus ministros. Así como el artista reproduce en el vidrio pulido un cuadro verdadero del rostro humano, así también los ángeles de Dios cada día registran minuciosamente en los libros del cielo una representación exacta del carácter de cada ser humano (ST 11-21903).
Registro celestial de los servicios prestados.-
Todos los que son participantes de esta gran salvación obrada por Jesucristo, están bajo la obligación de trabajar como colaboradores de Dios. En las cortes celestiales se pasa lista, donde está registrado cada nombre, y los seres celestiales responden al llamado. Allí se anota el servicio prestado por cada ser humano en la tierra. Si son negligentes, se registra; si son diligentes, se anota; o si son ociosos, ese hecho queda registrado contra sus nombres. En toda la gran masa de la humanidad ninguno pasa inadvertido. Que cada uno esté listo para responder al llamado, diciendo: "Heme aquí, Señor, listo para la acción".
El mundo espera algo de vosotros. Si no resplandecéis como luces en el mundo, alguien se levantará en el juicio y os culpará de la sangre de su alma. Se verá que tú fuiste un agente en las manos del enemigo de Dios y del hombre para extraviar y engañar por medio de tu falsa profesión de cristianismo. No condujiste las almas a la piedad y a la consagración. Tuviste nombre de que vivías; pero estabas espiritualmente muerto. No tuviste la influencia vitalizadora del Espíritu de Dios, que se da abundantemente a todos los que la piden con fe (RH 16-8-1898).
Un inventario diario.-
Dios juzga a cada hombre de acuerdo con su obra. No sólo juzga, sino que resume día tras día y hora tras hora nuestro progreso en el bien hacer (RH 16-5-1899).
12-15 (cap. 3:5; 13:8; 21:27; 22:19). El libro de la vida.-
Cuando nos convertimos en hijos de Dios, nuestros nombres se escriben en el libro de la vida del Cordero, y allí permanecen hasta el tiempo del juicio investigador Entonces el nombre de cada individuo será llamado y su registro será examinado por Aquel que declara: "Yo conozco tus obras". Si en aquel día aparece que no nos hemos arrepentido plenamente de todas nuestras malas acciones, nuestros nombres serán borrados del libro de la vida y nuestros pecados permanecerán en contra de nosotros (ST 6-8-1885).
(Exo. 32:30-33; ver EGW com. Mat. 12:31-32.) Un castigo justo para los pecadores.-
Moisés manifestó su gran amor por Israel al interceder ante el Señor para que perdonara el pecado del pueblo o borrara su nombre del libro que él había escrito. Sus intercesiones ilustran el amor y la mediación de Cristo por la raza pecadora. Pero el Señor se negó a dejar que Moisés sufriera por los pecados de su pueblo apóstata; le dijo que aquellos que habían pecado contra él serían borrados de su libro que había escrito, porque los justos no deben sufrir por la culpa de los pecadores.
El libro al cual se hace referencia aquí es el libro de los registros del cielo, en el cual está inscrito cada nombre y están registrados fielmente los actos de todos, sus pecados y su obediencia. Cuando los individuos cometen pecados que son demasiado atroces para que el Señor los perdone, sus nombres son borrados del libro y quedan destinados a la destrucción (ST 27-5-1880).
CAPÍTULO 21
1 (Isa. 33:21). No habrá un océano profundo fundo.-
El mar divide a los amigos; es una barrera entre nosotros y aquellos a los cuales amamos. Nuestras relaciones son interrumpidas 999 por el ancho e insondable océano. En la tierra nueva no habrá mar ni lugar por donde "andará galera de remos". En lo pasado muchos que han amado y servido a Dios estuvieron atados a sus asientos en las galeras, obligados a servir a los propósitos de hombres crueles y despiadados. El Señor contempló su sufrimiento con simpatía y compasión. Gracias a Dios, en la tierra renovada no habrá torrentes impetuosos, ni profundos océanos, ni murmurantes olas que se mueven sin cesar (MS 33, 191 l).
1-4 (Isa. 30:26). Al fin se reúne la familia de Dios.-
La iglesia es ahora militante; ahora tenemos que enfrentar un mundo que está en la medianoche de las tinieblas, casi completamente entregado a la idolatría. Pero se aproxima el día cuando ya se habrá peleado la batalla, se habrá ganado la victoria. La voluntad de Dios debe hacerse en la tierra como se hace en el cielo. Entonces las naciones no tendrán otra ley sino la ley del cielo. Todos constituirán una familia feliz y unida, vestidos con mantos de alabanza y acción de gracias: las vestiduras de la justicia de Cristo.
Toda la naturaleza en su incomparable hermosura ofrecerá a Dios un constante tributo de alabanza y adoración. El mundo estará bañado con la luz del cielo. Los años transcurrirán con alegría. " luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor de lo que es ahora. Cuando las estrellas del alba contemplen la escena, alabarán y los hijos de Dios clamarán de gozo, y Cristo y Dios se unirán para proclamar: "No habrá más pecado, ni habrá más muerte" (RH 17-12-1908).
4 (ver EGW com. 1 Cor. 15:51-55). El verbo del cristiano.-
Esta tierra es el lugar de preparación para el ciclo. El tiempo que se pasa aquí es el invierno del cristiano. Aquí los helados vientos de la aflicción soplan sobre nosotros y nos asaltan las olas de la angustia; pero en el cercano futuro, cuando Cristo venga, la tristeza y el gemido habrán terminado para siempre. Entonces será el verano del cristiano. Todas las pruebas terminarán y no habrá más enfermedad ni muerte. "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron" (MS 28, 1886).
23.
Ver EGW com. Efe. 5:25.
27.
Ver EGW com. cap. 20:12-15.
CAPÍTULO 22
1.
Ver EGW com. 1 Juan i: 7, 9.
1-2 (cap. 7:17; ver EGW com. Luc. 23:4043). Educación superior en la vida futura.-
Cristo, el Maestro celestial, guiará a su pueblo al árbol de la vida que crece a cada lado del río de la vida, y explicará a los suyos las verdades que no podían entender en esta vida. En aquella vida futura su pueblo obtendrá la educación superior en su plenitud. A los que entren en la ciudad de Dios se les colocará sobre sus cabezas coronas de oro. Será una escena de gozo que ninguno de nosotros puede permitirse perder. Echaremos nuestras coronas a los pies de Jesús, y vez tras vez le daremos gloria y alabaremos su santo nombre. Los ángeles se unirán en los cantos de triunfo. Tocando sus arpas de oro llenarán todo el cielo con dulce música y cantos al Cordero (MS 31, 1909)@
2 (cap. 2:7; Gén. 2:4; ver EGW com. Gén. 3:22-24; Juan 5:39). Poder vivificante del árbol de la vida.-
El árbol de la vida es una representación del cuidado protector de Cristo por sus hijos. Cuando Adán y Eva comían de ese árbol reconocían su dependencia de Dios. El árbol de la vida poseía el poder de perpetuar la vida, y mientras comieran de él no podían morir. Las vidas de los antediluvianos se prolongaron debido al poder vivificador de ese árbol [poder] que les fue transmitido por Adán y Eva (RH 26-11897).
(Juan 1:4.) El fruto vivificante es nuestro mediante Cristo.-
El fruto del árbol de la vida en el jardín del Edén poseía virtudes sobrenaturales. Comer de él equivalía a vivir para siempre. Su fruto era el antídoto de la muerte. Sus hojas servían para mantener la vida y la inmortalidad, Pero debido a la desobediencia del hombre, la muerte entró en el mundo. Adán comió del árbol del conocimiento del bien y del mal, cuyo fruto aun le había sido prohibido que tocara. Su transgresión abrió las compuertas de la maldición sobre la raza humana.
El Agricultor celestial trasplantó el árbol de la vida al paraíso del cielo después de la entrada del pecado; pero sus ramas cuelgan sobre la muralla hacia el mundo que está más abajo. Por medio de la redención comprada por la sangre de Cristo, aún podemos comer de su vivificante fruto.
De Cristo está escrito: "En él estaba la vida, 1000 y la vida era la luz de los hombres". El es la fuente de vida. Obedecerle es el poder vivificante que alegra el alma.
Cristo declara: "Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás" [se cita Juan 6:57, 63; Apoc. 2:7 ú. p.] (ST 31-3-1909).
(Sal. 19:10; junto 6:54-57.) El árbol de la vida plantado para nosotros.-
Los hijos de los hombres han tenido un conocimiento práctico del mal; pero Cristo vino al mundo para mostrarles que ha plantado para ellos el árbol de la vida, cuyas hojas eran para la sanidad de las naciones (MS 67, 1898).
Las hojas del árbol de la vida os son ofrecidas. Son más dulces que la miel y que la que destila del panal. Tomadlas, comedias, digeridas, y vuestro miedo se desvanecerá (MS 71, 1898).
Cristo... era el árbol de la vida para todos los que quisieran tomarlo y comerlo (MS 95, 1898).
La Biblia es el árbol de la vida para nosotros.-
Recuerden todos que el árbol de la vida lleva doce clases de frutos. Esto representa la obra espiritual de nuestras misiones en la tierra. La Palabra de Dios es para nosotros el árbol de la vida; cada porción de la Escritura tiene su uso; en cada parte de la Palabra hay alguna lección que aprender. Aprended pues cómo estudiar vuestras Biblias. Este Libro no es un montón de retazos; es un educador. Debéis ejercitar vuestros propios pensamientos antes de poder sacar verdadero beneficio del estudio de la Biblia. Los nervios y los músculos espirituales deben ser ejercitados con la Palabra. El Espíritu Santo hará recordar las palabras de Cristo; iluminará la mente y conducirá en la búsqueda (Carta 3, 1898).
Cristo es el árbol de la vida.-
Cristo es la fuente de nuestra vida, la fuente de la inmortalidad. El es el árbol de la vida, y a todos los que van a él les imparte vida espiritual (RH 26-1-1897).
3-4. Una definición del ciclo.-
Cristo es la verdad de todo lo que encontramos en el Padre. La definición del cielo es la presencia de Cristo (MS 58, s/f).
4.
Ver EGW com. cap. 7:2-3.
10-1 2 (cap. 4:3; 10:1; ver EGW com. cap. 10:7; 2 Ped. 3:9). Pronto cesará la intercesión de Cristo
Aquel que se ha desempeñado como nuestro intercesor, que oye todas las oraciones y confesiones de arrepentimiento, que está representado con un arco iris rodeando su cabeza, símbolo de gracia y amor, pronto terminará su obra en el santuario celestial. La gracia y la misericordia dejarán entonces el trono, y Injusticia tomará su lugar Aquel a quien han buscado sus hijos, ocupará el lugar que le corresponde: la investidura de juez Supremo (RH 1-1- 1889).
El tiempo de gracia terminará cuando menos se espere.-
El fin del tiempo de gracia vendrá repentina e inesperadamente, cuando menos se lo espere; pero podemos hoy tener un registro limpio en el cielo, y saber que Dios nos acepta, y si somos fieles finalmente seremos reunidos en el reino de los cielos (MS 95, 1906).
No hay un segundo tiempo de gracia.-
No hay un segundo tiempo de gracia para nadie. Ahora es el tiempo de gracia, antes de que el ángel, el ángel de misericordia, pliegue sus alas de oro y descienda del trono, y la misericordia, la misericordia desaparezca para siempre (MS 49, 1894).
(Juan 9;4.) No se ha revelado la terminación del tiempo de gracia.-
Dios no nos ha revelado el tiempo cuando terminará este mensaje, o cuando llegará a su fin el tiempo de gracia. Debemos aceptar para nosotros y para nuestros hijos las cosas que están reveladas; pero no tratemos de saber aquello que ha sido guardado secreto en los consejos del Todopoderoso...
Me han llegado cartas preguntándome si tengo alguna luz especial acerca del tiempo cuando terminará el tiempo de gracia; y yo respondo que sólo tengo un mensaje que dar: que ahora es tiempo de obrar mientras el día dura, porque viene la noche cuando nadie puede trabajar. Ahora, precisamente en este momento, es tiempo de que nosotros estemos velando, trabajando y esperando.
La Palabra de Dios revela que está muy cerca el fin de todas las cosas, y es clarísimo su testimonio de que es necesario que cada persona tenga la verdad plantada en su corazón, de modo que ella controle la vida y santifique el carácter. El Espíritu del Señor está en acción para tomar la verdad de la Palabra inspirada e imprimirla en el alma, de modo que los verdaderos seguidores de Cristo tengan un gozo santo y sagrado que podrán impartir a otros. El tiempo oportuno para que nosotros trabajemos es ahora, precisamente ahora, mientras dura el día. Pero no se le ordena 1001 a nadie que escudriñe las Escrituras para afirmar, si fuera posible, cuándo terminará el tiempo de gracia. Dios no tiene un mensaje tal para labios mortales de ninguna clase. No quiere que una lengua mortal declare lo que él ha ocultado en sus concilios secretos (RH 9-10-1894).
13.
Ver EGW com. 1 Cor. 15:22, 45.
13-17 (cap. 1: 8). El Alfa y la Omega de las Escrituras.-
Se cita Apoc. 22:13-17.1 Aquí tenemos el Alfa del Génesis y la Omega del Apocalipsis. Se pronuncia una bendición para todos los que guardan los mandamientos de Dios y que cooperan con él en la proclamación del mensaje del tercer ángel (RH S-6-1897).
14 (cap. 20:12-13; ver EGW com. Gén. 3:22-24; Rom. 3:31; 2 Cor. 3:7-11). La ciudad de Dios para los observadores de los mandamientos.-
Nadie que haya tenido la luz de la verdad entrará en la ciudad de Dios como violador de los mandamientos. La ley divina está en el mismo fundamento de su gobierno en la tierra y en el cielo. Si los hombres a sabiendas han pisoteado y han despreciado la ley de Dios en la tierra, no serán llevados al cielo para que allí hagan lo mismo; no habrá cambio de carácter cuando Cristo venga. La edificación del carácter continuará durante las horas del tiempo de gracia. Día tras día son registradas las acciones en los libros del cielo, y los hombres recibirán su merecido en el gran día de Dios de acuerdo con sus obras. Entonces se verá quién recibe la bendición. "Bienaventurados los que guardan sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las puertas en la ciudad" (RH 25-81885).
(Col. 1:26-27.) Viaje en la vida futura.-
Muchos parecen tener la idea de que este mundo y las mansiones celestiales constituyen el universo de Dios. No es así. la multitud de los redimidos viajará de un mundo a otro mundo, y mucho de su tiempo será empleado en escudriñar los misterios de la redención. Y a través de toda la extensión de la eternidad, este tema estará continuamente siendo expuesto ante sus mentes. Los privilegios de los que venzan por la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, están más allá de toda comprensión (RH 9-3-1886).
17.
Ver EGW com. cap. 3:20; Rom. 3:20-31.
19.
Ver EGW com. cap. 20:12-15.

1 comentario:

maruhersa victoriosa dijo...

muy util este blog que pena que hay gente que lo desconoce y es de buen valor ...graias hermano bendiciones!!